http://www.boliviacomercio.org.bo/sla/images/sla.jpg

Cámara Departamental de Comercio

INSTITUTO DE INVESTIGACIONES JURÍDICAS Y ECONÓMICAS
La Paz

 TEMA

BOLIVIA DESPUÉS

DEL TRATADO DE 1904

Vol.82 /2018

Presentación

 

Hace 128 años empresarios visionarios emprendieron un sueño y una aventura, aglutinar en un solo ente gremial a todos los empresarios del País, una entidad que pueda representar los legítimos intereses de quienes lo dan todo para construir una Nación, puesto que de ello dependen sus propias vidas y las de sus familias, empresarios, cuyo esfuerzo representa, el trabajo, tesonero y sacrificio de saber comenzar cuando todo se ha perdido, de liderar a su familia y sus empleados, para llevar a su empresa y con ella al país a un sitial de mayor prosperidad, las oportunidades lo sabemos todos, no se presentan por sí mismas, las oportunidades son el resultado del valor, no de la suerte, lo que diferencia a un empresario de una persona común, es que estos ciudadanos buscan "Las oportunidades para triunfar" y si no las encuentran, las crean”. 

 

El sueño de una Cámara que pueda brindar servicios al empresariado y pueda dialogar con certeza y cabalidad con el gobierno, sentando una sólida posición sustentada técnica y profesionalmente, hoy más de un siglo después es una realidad palpable, los servicios y la representatividad de nuestra Cámara Nacional de Comercio y de la Cámara Departamental de Comercio de La Paz, son reconocidos no solo en el ámbito nacional, sino también internacional. 

 

Los servicios en línea que se constituyen en la Cámara Virtual, se han abierto de manera desinteresada a toda la ciudadanía, en busca de darle certeza y seguridad jurídica, según el Dr. José Eduardo  Romero Frías, el enfoque de una sociedad más comprometida solo puede darse, desde la perspectiva de que todos tengamos acceso a la información y podamos debatir criterios e ideas, así nace este espacio de reflexión y análisis, hace un año atrás, esta herramienta Summa Legis Analyticus que en principio solo tenía la misión de entregar informes pormenorizados y específicos, como respuesta a las consultas de los asociados a la Cámara Nacional de Comercio, hoy se constituye en una herramienta de análisis jurídico legal que pretende incentivar el conocimiento normativo de todos los ciudadanos Bolivianos, tanto de Normas que se están proyectando como de aquellas que ya se sancionaron y requieren mayor difusión.

La herramienta Summa Legis Analyticus, tiene el objetivo de transformarse en un Asesor personal que llevara a usted la norma con comentarios jurídicos y análisis, contribuyendo a la sociabilización y la comprensión de nuestro Derecho Positivo.

Gracias al trabajo de nuestro Instituto de Investigaciones y a la aprobación de la Comisión Jurídica del Directorio de la Cámara Nacional de Comercio, remitimos a ustedes, para su conocimiento, una exposición que puede servir para el análisis y discusión positiva sobre la postura que debemos establecer como país en cuanto a la demanda marítima.

Los siguientes profesionales miembros voluntarios del Instituto de Investigaciones Jurídicas y Económicas de la CNC trabajaron en el estudio "Bolivia después del Tratado de 1904" y al que se agrega el estudio de la demanda que Perú presento contra Chile en el año 2008 ante la Corte de La Haya que se pronunció finalmente en fecha  27 de enero de 2014 a ello se agrega un informe sobre el contexto actual del nuestra relación Comercial con Chile: Lic. Mauricio Ortega;  Dr. Alejandro Aguilar;  Dra. Mariela Crespo; Dra. Crystel Rios; Dra. Lucia Ormachea;  Dra. Isabel Ayala;  Dra. Marianela Calle, bajo la coordinación y la supervisión del Asesor Principal de la Camara de Comercio y miembro fundador del Instituto Dr. Jose Romero Frías.

Algunos de los documentos que presentamos se encuentran en la Web,  para su mayor análisis ustedes encontraran al final del presente documento las direcciones donde hallarán mayor información lo que deseamos es difundir un criterio de compilación claro y elocuente, puede revisar la publicación 62/ 2014

LA PROBLEMÁTICA MARITIMA

Bolivia después del Tratado de 1904

 

Tras la desilusión de diálogos, sin resultados y muchos desencuentros con Chile en la búsqueda de una solución al reclamo marítimo boliviano, más de un siglo de la invasión chilena, tras 134 años, en abril de 2013, Bolivia decidió acudir ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya en busca de un fallo que obligue a Chile a negociar de buena fe una solución a su petición de salida soberana al mar (que dejó de tener en 1879), en función a los derechos expectanticios creados a lo largo de todo este tiempo con ofrecimientos de soluciones, sin resultados concretos. Un estudio de la Organización No Gubernamental Oxfam reveló que la falta de acceso soberano al océano Pacífico impide a Bolivia tiene un promedio de 1,5 por ciento sobre el Pib al año, es decir deja de percibir cerca de 1.500 a 2.000 millones de dólares por su situación de mediterraneidad.

Importaciones CNC

 

Por ello en el marco de este juicio, en el que Bolivia ratifica que el acceso boliviano al Pacífico es un tema de “justicia” pendiente con Chile, argumentó que ese país niega y asevera que todo se cerró con la firma del Tratado de Paz y Amistad de 1904, el 21 de marzo pasado, Bolivia presentó su Réplica ante la CIJ. El Estado Boliviano está acompañada de cuatro anexos con pruebas, cuyo contenido no fue revelado por la CIJ, Chile preparo una Dúplica de respuesta, que entrego año. Tras ello, la CIJ estableció las vistas orales 2018.

 

 TRAS AÑOS DE DISCUSIÓN

 

Bolivia y Chile llevan lidiando, en diferentes escenarios y tonos, el tema marítimo desde el siglo XIX (desde 1879 que Bolivia perdiera 120.000 km² de territorio, entre éstos, 400 kilómetros de costa –su única salida al océano– en la Guerra del Pacífico, en la que Chile se impuso a Bolivia y Perú con una invasión perversa), (2006, en el primer gobierno de Michelle Bachelet cuando se estableció una agenda bilateral de 13 puntos en la que uno era la salida del mar).

 

La reivindicación marítima quedó fuera de la agenda bilateral en abril de 2013, cuando Bolivia recurrió a La Haya tras naufragar una negociación a falta de una propuesta “concreta, útil y factible” de parte de Chile, de acuerdo con el gobierno boliviano. Los dos países carecen de relaciones diplomáticas desde 1978, cuando fracasó un nuevo intento por resolver el desacuerdo.

 

“Antes y después de la suscripción del tratado de 1904, Chile se comprometió a no dejar a Bolivia sin un acceso soberano al Pacífico a través de compromisos unilaterales y bilaterales”, afirma Carlos D. Mesa en el Libro del Mar, en el que hace un recuento cronológico de cada uno de estos momentos, que sumarían al menos 20, hasta el año 2011.Asimismo, hace un recuento de los presidentes, cancilleres y embajadores chilenos que se comprometieron a negociar con Bolivia un acceso soberano al mar desde 1876 (el presidente Anibal Pinto) hasta 2014, gobierno del presidente Sebastián Piñera.

 

En el petitorio de su demanda, Bolivia solicita a la CIJ que juzgue y declare:

 

a)      Chile tiene la obligación de negociar con Bolivia con el fin de alcanzar un acuerdo que otorgue a Bolivia un acceso plenamente soberano al océano Pacífico;

b)      Chile ha incumplido dicha obligación;

c)       Chile debe cumplir dicha obligación de buena fe, pronta y formalmente, en un plazo razonable y de manera efectiva, a fin de otorgar a Bolivia un acceso plenamente soberano al océano Pacífico.

 

En el Libro del Mar, el expresidente Mesa y vocero de la demanda boliviana argumenta: “Como consecuencia de la invasión chilena suscitada el 14 de febrero de 1879 y de la posterior pérdida de su Litoral, Bolivia dejó de ser un país costero con limitaciones para su comunicación con el resto del mundo. Esta situación tiene implicancias negativas para su desarrollo económico y social. Además de perder una superficie territorial de aproximadamente 120.000 km2, Bolivia fue privada de los recursos naturales existentes en aquel territorio y en la zona costera adyacente”.

 

Según lo señalado por los periódicos en la última semana el señor presidente boliviano, Evo Morales, pidió unidad en torno a la "reivindicación marítima", sobre todo en esta fase de la demanda impetrada contra Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, que entre el 18 y 29 de marzo 2018  escuchará los alegatos orales, última fase de ese proceso judicial. Señalo que se acudió a La Haya a pedir justicia, porque es el derecho de los bolivianos, por lo que no podemos quedarnos con brazos cruzados en esta última etapa. La razón y la justicia están de nuestra parte.  El jefe de Estado se refirió puntualmente a la movilización ciudadana que ba jo el nombre del "banderazo" desplegará al menos 70 kilómetros de la bandera de la reivindicación marítima en una de las principales carreteras del país.

 

A convocatoria de Morales, varios sectores de la sociedad boliviana han elaborado banderas de distintas dimensiones que el 10 de marzo se unirán en una sola, en un acto simbólico de unidad que reflejará el sentimiento nacional por una salida soberana al Pacífico y el acompañamiento a los alegatos orales en La Haya.

 

En 1825, Bolivia nació a la vida independiente con una costa sobre el océano Pacífico; 54 años después, en 1879, Chile invadió y ocupó por la fuerza el departamento del Litoral, cortándole su acceso soberano al mar. En 2013, se presentó una demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para obligar a Chile a negociar una salida soberana al mar en cumplimiento de una serie de ofrecimientos que hiciera Santiago para dar una solución pacífica a la demanda boliviana.

 

http://www.laprensa.com.bo/sites/default/files/320434_0.jpg

Le información referida a nuestra relación Comercial con Chile se encuentra al final del documento con una referencia sobre el Atit y el tratado de 1904 dos contextos que son distorsionados por autoridades chilenas.

 

INTRODUCCIÓN.-

 

EL MAR UNA RAZON

POR LA QUE DEBEMOS CRECER

 

La Cámara Nacional de Comercio (CNC) nació en 1890, se la creo para orientar las actividades productivas del Estado Boliviano, que en esa época apenas iniciaba su estructura y todavía se encontraba dolida por una usurpación poco menos que injusta, el país salía de una emergencia por una invasión depredadora que nos privó de nuestra salida soberana y pacífica al mar, principal vínculo de comercio con el mundo. Los Fundadores patriotas de la Cámara Nacional de Comercio se propusieron una institución que, desde el ámbito privado, fortaleciera al comercio y la industria, al sector financiero, la minería, la agricultura, al sector de importadores y de los exportadores, de modo que ayudara al país a salir de sus necesidades y su sentimiento de depresión, a sobreponerse al impacto económico por la pérdida del Litoral, generando un sentimiento de amor a Bolivia, expresado por el trabajo, la defensa de la propiedad y la libertad económica, entendida como el derecho de crear riqueza ideal, que en ese momento de la historia parecía muy lejano. De esa manera los empresarios y su único importante gremio organizado activaron la economía nacional, creando empleos, generando impuestos para fortalecer al Estado, e impulsando el progreso que la nación necesitaba, pese a no contar con las ventajas de las comunicaciones, sin mar y con múltiples factores en contra que frenaron el desarrollo de Bolivia.

 

Es decir, que la historia de la Cámara Nacional de Comercio está intrínsecamente atada a la historia de Bolivia, sobre todo a la Guerra del Pacífico que es su motivo , gran parte de su accionar se concentra hoy en facilitar el comercio, tanto exportaciones o importaciones, de y hacia Bolivia, buscando canalizar de manera coherente la demanda que Bolivia estableció, los distintos documentos que la Cámara elaboro son parte de las discusiones que en aquella época se plasmaron en posturas solidas de Bolivia, el ultimo de esos profundos análisis esta publicado en la investigación del tratado de 1904, que es base de la lógica con la que se inició las posturas de reivindicación marítima, como lo señala el tratadista Felipe Tredinick.

 

Bolivia tras la invasión Chilena y luego la guerra del pacifico quedo cercenada con lo más importante de su acceso al mundo, el Litoral hasta entonces libre y soberano, 120.000 Km² perdidos y más de 400 km de costa cercenados a la patria, por la invasión de nuestro país vecino.

 

Apuntes sobre la Guerra del Pacifico

 

El enclaustramiento geográfico de Bolivia por el cercenamiento que hizo Chile, en la invasión al Litoral, impide estar al país integrado a la cuenca del pacifico, la más dinámica en la economía mundial en el siglo XXI, no le permite a Bolivia la explotación legitima de recursos marítimos en todos los ámbitos. Tanto en la explotación comercial como sobre todo en la biodiversidad y la  posibilidad de uso y explotación de recursos marinos.

 

Según los documentos consultados la historia nos muestra que la región geográfica de Chile, siempre fue desfavorable para los asentamientos humanos, es así que el conquistador Diego de Almagro al ver la desolación de estos territorios que Pizarro le había cedido; volvió al Cusco completamente decepcionado donde se suscitó la primera guerra civil entre los conquistadores españoles saliendo victorioso Francisco Pizarro; quién como muestra de su poderío hizo decapitar al que un día fue su amigo y compañero de aventuras en la conquista del nuevo mundo. Posteriormente el hijo de Diego de Almagro, realizó varios alzamientos contra las fuerzas "pizarritas" exigiendo los derechos de su padre.

 

El Virreinato del Perú, entidad político-administrativa establecida por España en 1542, durante el periodo colonial incorporó bajo su protección los actuales territorios de Bolivia, Colombia, Ecuador, y Perú, así como los de Argentina y Chile. Diversos estudios históricos testimonian que la Culta y Real Audiencia de Charcas, que fue la base administrativa sobre la cual se conformó posteriormente la República de Bolivia, tenía presencia soberana en las costas del Pacífico.

 

La Real Audiencia de Charcas abarcaba desde el río Loa en el norte (al norte de Tocopilla y al sur de Iquique, entonces territorio peruano) a los 21º y el río Salado en el sur (al sur de Taltal y al norte del valle de Copiapó) entre los grados 26 y 27.

 

Las leyes IX y XII de la Recopilación de Indias establecen claramente esa jurisdicción de lo que a partir de 1825 fue el Departamento boliviano de Potosí. El 18 de abril de 1548, el pacificador La Gasca, definió los límites entre el Virreinato del Perú (Audiencia de Charcas en esa región) y la capitanía de Chile, estableció el paralelo 25 como la demarcación más al norte de Chile. Este mismo criterio fue expresado por Don Pedro de Valdivia, conquistador de Chile en su carta al emperador Carlos V de 15 de octubre de 1550, en la que menciona textualmente el paralelo 25 como el límite más al norte de su jurisdicción. Queda claro que Chile nunca poseyó territorios más al norte del valle de Copiapó y que esa realidad fue sistemáticamente reconocida en todos los mapas que se publicaron en el mundo hasta 1880. Sobre esa base la soberanía boliviana era indiscutible cuando menos hasta el Paposo en el paralelo 25º.

 

Durante el periodo colonial, siempre fueron mencionados los límites de la Real Audiencia de Charcas, ubicando la costa original a partir del río Loa hasta el Paposo, por el occidente la Cordillera de los Andes formando la meseta altiplánica. Nueva Extremadura correspondía a partir de este periodo al actual territorio chileno.

 

-                     Sancho de la Hoz, en sus "Crónicas de la conquista" (1) ya mencionó estas delimitaciones territoriales.

-                     Padre Sieza de León, habla en sus "Crónicas del Perú" (2) sobre estas mismas delimitaciones.

-                     Padre Sarmiento de Gamboa, escribió en su "Historia de los incas" (3) todo lo referente a los límites anteriores.

Estos y otros escritores y cronistas, describen con bastante claridad las delimitaciones de la Real Audiencia de Charcas (Bolivia). Para este entonces, las delimitaciones territoriales de Nueva Toledo, estaban determinadas en el valle de Copiapó (paralelo 25º latitud sur Bolivia) y Nueva Extremadura (Chile). Bolivia a partir de 1825 hasta 1842, ejerció a plenitud la soberanía sobres sus costas marítimas.

 

Después de la Guerra de la Independencia, al ser establecido el territorio de los nuevos Estados americanos sobre la base del principio "utti possidetis juris de 1810" que significa:- "tal como se posee por derecho en este año"-, base del derecho territorial de los flamantes territorios libres; Bolivia se estableció como República independiente por entonces, con una extensión territorial de 2’363.769 Km2 el 6 de agosto de 1825.

 

La República de Bolivia comprendía la antigua jurisdicción de la Real Audiencia de Charcas. En 1826, el Mariscal Antonio José de Sucre, por entonces Presidente de Bolivia, clarificó la división política del país. Las Intendencias fueron convertidas en Departamentos. Bolivia quedó dividida en cinco Departamentos: Chuquisaca, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y Potosí. Los Departamentos fueron divididos en provincias y éstas en cantones. Atacama era una de las provincias dependientes de la prefectura de Potosí, su capital era San Pedro de Atacama. Era una región magra, un desierto sin agua, áspero y duro, que contenía ricos yacimientos de salitre, bórax y cobre.

 

Recién en 1829 (Decreto de 1º de julio), se creó el Departamento del Litoral. Políticamente, el Litoral se dividía en dos provincias: La Mar cuya capital era Cobija y Atacama cuya capital era San Pedro de Atacama. La superficie del Departamento del Litoral era de aproximadamente 120.000 Km2. Dos ríos marcaban sus límites, al norte el Loa (con el Perú) y al sur el Salado (con Chile). En la costa boliviana estaban los puertos de Antofagasta, Cobija y Tocopilla, las bahías de Mejillones, Algodonales y Herradura y las caletas de Catico, Guanillos, Michilla, Tames, Gualaguala, Cobre y Paquica. También se habían desarrollado poblados interiores como Calama y San Pedro de Atacama.

 

ADMINISTRACIÓN DE ANDRÉS DE SANTA CRUZ (SEGUNDO PERIODO)

1º de mayo de 1837, se suscribe en Tacna-Perú el pacto y la ley fundamental para la creación de la Confederación Perú-Boliviana, comenzando a existir a partir de esta fecha en el hecho y en el derecho. La existencia de la Confederación, suponía el surgimiento de un gran ente político llamado a lograr un enorme peso económico en la región. Con este logro, se cumplía el sueño de Bolívar, la formación de grandes entidades político-económicas.

 

En Chile, gobernaba Indalecio Prieto, pero, el verdadero gobernante era Diego Portales, político de alta visión, estadista de grandes alcances; fue el que verdaderamente realizó políticamente a Chile dándose cuenta que la única manera para la subsistencia de este país radicaba en su expansión hacia el norte, ya que al sur NO existían probabilidades de progreso” por la razón o por la fuerza”. Portales declaró que la Confederación Perú-Boliviana, era completamente peligrosa, puesto que su creación no hacía otra cosa que fomentar la alteración del orden establecido. Con esto, portales desahoga sus deseos expansionistas y destruir la Confederación Perú-Boliviana.

 

1836, Diego Portales a nombre de Chile, declara la guerra a la Confederación Perú-Boliviana y además dispone una pronta expansión chilena al puerto del Callao (agosto de 1836). Es el comandante Garrido -capitán de la expedición- que se hace presente sorpresivamente en el puerto del Callao y se apodera de tres naves peruanas. Septiembre de 1836, portales designó al Cap. Manuel Blanco Encalada, para dirigir las fuerzas chilenas contra Bolivia. Se inicia la campaña bélica chilena, contra el ente político denominado Confederación Perú-Boliviana.

 

Santa Cruz totalmente sorprendido por las acciones de Chile, busca por todos los medios evitar el enfrentamiento; enviando un Ministro Plenipotenciario a Santiago, este ministro es el diplomático Casimiro Olañeta quién durante su intervención demostraría una conducta totalmente desleal hacia Santa Cruz y la Confederación. Mayo de 1837, campaña del ejército chileno decisiva contra Bolivia, con dos fracciones de ejército.

 

Junio de 1837, explota en Quillota-Chile, un motín acaudillado por el coronel Vidaurre, en momentos en que Portales pasaba inspección a las tropas que atacarían Bolivia. En este alzamiento, Portales es apresado; Vidaurre decide trasladarlo a Valparaíso y ordena a Portales enviar un telegrama a Blanco Encalada pidiendo suspender el ataque a Bolivia. Portales, completamente humillado se ve obligado a enviar dicho telegrama y se suspenden las acciones bélicas contra Bolivia. En el camino Quillota-Valparaíso, la comitiva que trasladaba a Portales se detiene obligando a éste a bajar y arrodillarse, hecho esto inmediatamente Portales es fusilado. Con la muerte de Portales se pensó (erróneamente) que las acciones de expansionismo chileno se detendrían.

 

GOBIERNO DE JOSÉ BALLIVIÁN 1841-1847

En 1842 el presidente chileno Bulnes envía una comisión exploradora al desierto de Atacama con la principal misión de explorar en forma particular la bahía de Capinjó, el valle de Copiapó hasta el valle de Mejillones, con el propósito de tomar en cuenta toda la riqueza que existía en estos territorios, lo que evidentemente se pudo constatar que estos territorios pertenecientes a Bolivia, eran ricos en bórax, salitre y muchos otros minerales de alto valor según los documentos de esos estudios chilenos. Esta comisión exploradora chilena virtualmente se dio un "paseo" por todos los territorios bolivianos citados anteriormente, lo que demostraba la completa situación de abandono en la que se encontraban las fronteras de nuestro país.

El presidente chileno Bulnes, una vez que recibió la información de la comisión exploradora, el 18 de diciembre de 1842 informa al congreso de su país y dice: "Conocida como es en Europa la importancia del guano, envié una comisión exploradora a Atacama con el propósito de establecer las riquezas existente en estos territorios de "nuestra república??" como si nunca hubiera leído el informe de la comisión. El 31 de octubre de 1842 el congreso chileno aprueba el informe de Bulnes y toma en cuenta este proyecto dentro del cual se incorporaban los territorios explorados a la dependencia chilena, sancionándose al mismo tiempo la famosa "Ley de la soberanía chilena".

1847, el barco chileno "Janequeo" protagoniza nuevas incursiones a territorio boliviano, llevando gente chilena a Mejillones para dedicarse a la explotación del salitre quienes llegaron inclusive a enarbolar la bandera chilena. Durante este año, Ballivián desarrolla una serie de acciones destinadas a reclamar constantemente las agresiones de Chile. Fue el Canciller Joaquín Aguirre el encargado de presentar estos reclamos ante su similar chileno Manuel Montt, que con evasivas descalificaba la representación boliviana, la cual según su criterio estaba exagerando y llevando las cosas más allá de las que realmente se verían.

 

GOBIERNO DE JOSÉ MARÍA LINARES 1857-1861

Fue el presidente Linares quien ante las permanentes agresiones chilenas, asume mayor control en las costas marítimas, siendo así que en agosto de 1857 se captura el buque chileno "Esmeralda" perteneciente a la compañía chilena Sportsman que operaba en aguas bolivianas sin permiso alguno, al mando de su capitán Anacleto Goñi. Después de este ingrato incidente y ante los reclamos de los interesados, Linares envía nuevamente otra misión diplomática a Chile, encabezada por el diplomático Manuel Macedonio Salinas, quien después de muchas reuniones con sus pares chilenos, logra destacarse por su labor altamente positiva para los intereses de nuestro país. El diplomático de referencia, propone un arreglo de fondo legal en enero de 1858. Salinas -entre otras cosas- plantea la necesidad de zanjar definitivamente el problema entre los dos países con una demostración previa de toda la documentación, es decir de los títulos, de los derechos reales, derechos posesorios auténticos, los alcances del tratado "Utti Possidetis Juris" y un examen minucioso del celulario real, manifestando frente a la representación diplomática chilena: "Señores pongamos nuestros títulos sobre la mesa" Chile perdió esa contienda y se dio cuenta que no podría seguir adelante, sin justificativos y sin argumentos técnicos

 

GOBIERNO DE MARIANO MELGAREJO VALENCIA 1864-1871

10 de agosto de 1866, se suscribe en Santiago de Chile entre Juan Ramón Muñoz Cabrera, Ministro plenipotenciario boliviano de origen argentino y el Canciller chileno Álvaro Cobarruvias; el tratado de terribles consecuencias para Bolivia, conocido como el famoso "Tratado de Medianería". Y aunque lo analizaremos más adelante Sintéticamente, este tratado tiene como puntos sobresalientes los siguientes:

-                     1ro. La nueva frontera se establece a partir del paralelo 24º con lo que Bolivia perdía un grado y medio de territorio o sea, 45 leguas de costa marina.

-                     2do. Pese a señalarse la nueva frontera en el paralelo 24º, se estipula la "Medianería" o sea la comunidad (común) en la explotación y exportación de riquezas entre los paralelos 23° y 25° con una participación del 50%

-                     3ro. Bolivia, debía establecer en Mejillones una aduana encargada de controlar la explotación y la exportación de todas las riquezas de estos sectores.

-                     4ta. La aduana establecida en Mejillones, debería estar sujeta a fiscalización chilena.

Así, Melgarejo creyó haber definido el conflicto de Mejillones y la amenaza de una invasión Chilena, con este tratado que encerraba algún pequeño beneficio a favor de los intereses bolivianos y un alto beneficio para Chile: la fijación de la nueva frontera sin soberanía plena; en el paralelo 24º. Este tratado, abriría posteriormente una enorme puerta para el avance chileno a territorio boliviano.

 

GOBIERNO DE AGUSTÍN MORALES 1871-1872

El gobierno de Morales decreta la nulidad de todos los actos administrativos externos e internos del Presidente anterior, General Mariano Melgarejo Valencia, y por tanto; la nulidad de las concesiones territoriales; pero, el tratado del 10 de agosto de 1866, de acuerdo a los estudios de Derecho Internacional resultaba difícil de anular por las siguientes consideraciones:

1ro. Este tratado recibió la correspondiente sanción legislativa por parte del Congreso Nacional.

2do. Porque en efecto, era un Tratado comprometiendo la fe del estado Boliviano. Lamentablemente, por estos antecedentes este tratado, no pudo ser anulado. Sin embargo el presidente Morales trató de aliviar su contenido funesto resolviendo enviar una nueva misión diplomática a Chile, recomendando nuevamente al diplomático Rafael Bustillo para este cometido; quién comenzó una serie de negociaciones ante el gobierno chileno con la finalidad inicialmente de revisar el Tratado en cuestión.

Bustillo, planteó el cese de la medianería porque este fue un aspecto "impuesto" por otras condiciones desfavorables para nuestro país, por que favorecía en un 100% solamente a una de las partes. Ante esta situación, el canciller chileno Ibáñez, contrapuso otra alternativa a Bustillo: La adquisición de los territorios en conflicto (compra), es decir Mejillones y parte de Atacama. Bustillo ante esto dice que no estaba autorizado para realizar transaccio¬nes con territorios que definitivamente no estaban a la venta.

5 de noviembre de 1872, se suscribe el protocolo denominado "Corral-Lindsay" pero, como de costumbre en Bolivia teníamos que seguir enfrentando diferentes hechos; olvidando estas negociaciones de tanta importancia.

27 de noviembre de 1872, Morales se encontraba en el Palacio de Gobierno tratando de descubrir a los cooperadores de los complots entre sus allegados, en forma por demás airada. El sobrino de Morales, Federico La Faye, trata de calmar la ira del presidente y este desahoga todo su mal genio contenido y llega un momento en que Morales ofende demasiado a La Faye, éste, extrae un revólver y mata al presidente, creándose un caos total en todo el país.

 

GOBIERNO DE TOMÁS FRÍAS 1872-1873

Hombre de gran cultura y transparencia cuya generosidad no conoció límites, fue uno de los presidentes más valiosos en la pugna por poner límites a las posturas radicales del Gobierno Chileno y las empresas inglesas, según señalan los textos del archivo central en sucre este patricio fue un notable patriota que la oligarquía chilena quiso destruir.

EN SU PRIMER PERIODO. De inmediato y ante la urgencia de los acontecimientos se crea la comisión de revisión del Protocolo Corral-Lindsay suscrito el 5 de diciembre de 1872 y que contiene como puntos importantes entre otros los siguientes:

1)         Se mantenía como frontera el paralelo 24º.

2)         Se mantiene la Medianería.

3)         Respecto a la fiscalización, se acuerda que podrá ser en forma recíproca de aduanas.

4)         Se trata de determinar la calidad de los minerales, esto es; si el salitre, bórax y sulfatos deben ser considerados como minerales.

5)         Determinar los límites al oriente del paralelo 24º

Con estos puntos como los más importantes del protocolo, ambas partes buscan un nuevo tratado de límites. Chile de inmediato ratifica el protocolo, porque este no necesita sanción legislativa siendo sólo ratificada por los gobiernos. El gobierno de Tomás Frías fue bastante cauteloso en estas negociaciones y por esto llegó a recibir el sobrenombre de "El Catari Boliviano" que por sus arduas negociaciones, se llega a abrir la posibilidad sustituir del Tratado de 1866.

6 de febrero de 1873, se suscribe en Lima el Pacto de Alianza entre Bolivia y Perú con características y condiciones netamente defensivas y precautorias, ese esfuerzo de Tomas Frías será el que conjetura la beligerante y amenazante actitud de la postura chilena como una amenaza para el país y su geografía.

GOBIERNO DE ADOLFO BALLIVIÁN 1873-1874

En este año, la situación se agrava en el Litoral Boliviano, las agresiones chilenas continúan. Ballivián propone la necesidad de adquirir los dos blindados anteriormente propuestos en Inglaterra, pero, lo que necesitaba era la autorización congresal mientras tanto resuelve enviar gente a ocupar las costas bolivianas pero lamentablemente no existen voluntarios.

Noviembre de 1873, Bolivia y Perú acordaron realizar gestiones ante la Argentina para el ingreso de este país a la Alianza. Diciembre de 1873, el primer blindado fabricado en Inglaterra zarpa hacia Chile y se lo denomina "Cochrane".1873 Chile mediante su gente infiltrada en Bolivia y Perú, se entera de la existencia y el texto del Pacto.

SEGUNDO GOBIERNO DE TOMAS FRÍAS 1874-1876

Es en este gobierno donde se enfrenta con mayor profundidad el problema de nuestra soberanía marítima; Mariano Baptista continuaba al frente de la Cancillería, siendo durante este periodo que se establece un Nuevo Tratado de límites entre Bolivia y Chile que establece:

Tratado de 6 de Julio de 1874.

1)                 Se ratifica el paralelo 24° como frontera entre Chile y Bolivia.

2)                 Queda liquidada la medianería, ya no existe la explotación común de riquezas del paralelo 23º al 25° entre los dos países quedando claro que la soberanía es boliviana.

3)                 Queda liquidada toda la fiscalización aduanera por apte de Chile.

Pese a liquidar la medianería el Gobierno boliviano se obligaba a no gravar con ningún impuesto a persona o empresa chilena que se establezca en territorio boliviano durante los próximos 25 años. Ello ratifica la soberanía del territorio boliviano.

 

GOBIERNO DE HILARIÓN DAZA 1876-1879

Ante el desarrollo de los acontecimientos descritos hasta acá, y viendo la peligrosidad con que se obraba a partir de los representantes chilenos, el Congreso boliviano recién decide estudiar las transacciones de 1873; llegando a 1878 año en que se continuaba con las deliberaciones respecto a la Compañía inicialmente denominada Ossa y Puelma. El 14 de febrero de 1878, se emite mediante el Congreso Nacional una Ley de capital importancia y que expresa: "Se podrán ejecutar las transacciones del Tratado del 6 de Julio de 1874, con la "Compañía del Salitre y Ferrocarril de Antofagasta", siempre y cuando la compañía haga efectivo el pago de 10 centavos sobre cada quintal de salitre explotado" (Ley de los 10 centavos). Esta Ley es la que generó en sí, la ocupación de Antofagasta. Puesto que pretextando un impuesto ilegal las tropas chilenas realizan una invasión del territorio nacional.

8 de noviembre de 1878, Chile hace llegar una nota más enérgica, una anticipación del ultimátum para que Bolivia no ejecute la ley del 14 de febrero de 1878; invocando claramente el artículo 4to. de la transacción de 1873.Y al mismo tiempo con esa nota reconociendo la soberanía nacional de Bolivia sobre ese territorio.

13 de diciembre de 1878, se da una respuesta al gobierno chileno ante cuyo hecho y con mucho sobresalto por la respuesta boliviana, el gobierno chileno envía al barco blindado "Blanco Encalada" sobre la bahía de Antofagasta.

1ro. de febrero de 1879, el gobierno de Hilarión Daza, emite un Decreto Supremo que dice: "Quedan sin efecto las transacciones del 27 de noviembre de 1873 consiguientemente se dejaría en suspenso la Ley de los 10 centavos del 14 febrero de 1878.Trando con ello de frenar la postura bélica de Chile.

Ante el Decreto del 1ro. De febrero de 1879, el Ministro Chileno Nolasco Videla plantea un verdadero "Ultimátum" a nuestro país exigiendo una respuesta en el término de 48 horas respecto al planteamiento de arbitraje que había presentado Chile respecto a la Compañía del Salitre y Ferrocarril de Antofagasta.

El gobierno de Daza se encontraba contento con su famoso Decreto de 1ro. De febrero y pensó (erróneamente) que ya no era necesario responder al ultimátum y más bien inmediatamente Daza envió una nota al prefecto del Litoral, Coronel Severino Zapata, diciéndole que ya estaba "liquidado" el problema con Chile.

11 de febrero de 1879, el gobierno chileno recibía el Decreto de 1ro de febrero manera oficial, cuando Videla enviaba el ultimátum a Bolivia; el gobierno chileno supuestamente no estaba enterado de este Decreto.

Este mismo día (11 de febrero 1879) zarpaban tropas chilenas del puerto de Caldera junto a los blindados fabricados en Inglaterra; rumbo a Antofagasta demostrando claramente el plan chileno de agredir a Bolivia e invadir su territorio par de una vez usurpar la riqueza de esas tierras.

14 de febrero de 1879, ocupación de Antofagasta por tropas chilenas comandadas por el Cnel. Sotomayor anunciando que las tropas chilenas deseaban simplemente para reivindicar "sus" territorios.

LA INVASION CHILENA Y GUERRA DEL PACIFICO

 

En 1879, Bolivia  luego de la injusta e ilegal invasión y ocupación chilena fue arrastrada a una guerra que no buscó ni deseó jamás y cuyas negociaciones preliminares demuestran en todo momento su postura pacifista. Tuvo que defender su soberanía y, en aplicación de un tratado defensivo suscrito con el Perú, intentó detener la invasión de su territorio ocupado. Chile declaró la guerra conjuntamente a Bolivia y Perú el 5 de abril de 1879, luego de meses de ocupación militar. La contienda fue desigual, Chile se había armado anticipadamente a la medida de sus intenciones. Bolivia y Perú fueron sorprendidos casi desprovistos de medios bélicos y los resultados de la invasión y las ocupaciones, fueron la pérdida del litoral boliviano y la ocupación de Tarapacá, Tacna y Arica.

La Guerra del Pacífico de 1879 se inició con la invasión armada del litoral boliviano, donde cabe destacar la heroica defensa de Calama y el papel desempeñado por Eduardo Avaroa, el máximo héroe civil de Bolivia en esa contienda de usurpación y maldad. Como consecuencia de la guerra, el país perdió 120.000 Km2, 400 kilómetros de costa, varios puertos, bahías y caletas, así como su acceso soberano al océano Pacífico. En el territorio perdido por Bolivia fueron descubiertos los yacimientos cupríferos de Chuquicamata, (Como diría el ex presidente chileno Salvador Allende, "el aguinaldo perpetuo para Chile") que son los más importantes de Chile y uno de los más importantes del mundo. También se perdieron significativas reservas de guano y salitre que, durante décadas, contribuyeron al desarrollo chileno. Además, algunos de los principales depósitos de azufre de Chile se encontraron en la ex provincia boliviana de Atacama. Como consecuencia de la pérdida de su litoral, Bolivia no pudo acceder a la riqueza hidrológica y a los recursos naturales de los fondos del mar. Además parte del progreso y la prosperidad del norte de Chile es atribuible al comercio con Bolivia.

 

(1) Sancho de la Hoz "Crónicas de la conquista" Ed. Universidad San Marcos Lima Perú 1999

(2) Padre Sieza de León. "Crónicas del Perú" Ed. Universidad San Marcos Lima Perú 1999

(3) Padre Sarmiento de Gamboa. "Historia de los incas" Ed. Universidad San Marcos Lima Perú 1999

 

Un cálculo comparativo del crecimiento estándar del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia enclaustrada y la potencialidad de una Bolivia con acceso libre, útil y soberano al pacifico, estable de acuerdo al Instituto de Estudios Avanzados de Viena, un promedio de un punto y medio del PIB que decrece anualmente por no tener Bolivia un acceso al mar.     

En 1884, se firma el Pacto de Tregua en el cual de forma deliberada Chile impuso un asfixiante régimen aduanero al comercio boliviano que va prolongarse por 20 largos años. En ese momento la economía boliviana comenzó a sentir los efectos del enclaustramiento geográfico agravado con el dogal aduanero impuesto en Arica que se convirtió en el principal medio de presión para hacer que Bolivia reconozca el dominio de Chile sobre el territorio ocupado. Y es así que después de 6 años en 1890 se funda la Cámara Nacional de Comercio de Bolivia como una respuesta del empresariado nacional al enclaustramiento.

El despojo del Litoral boliviano fue grandemente rentable para Chile. En ese territorio exploto guano, salitre, plata y principalmente en Chuquicamata, el cobre. De hecho tan extraordinaria mina que empezó a explotarse años después, significo y significa incluso en la actualidad, la fuente de los mayores ingresos en divisas que obtuvo y obtiene Chile, al poseer en antiguo territorio boliviano usurpado, la mina más rica de cobre a nivel mundial. Lo que alguna vez llevo a decir al presidente Salvador Allende, que el cobre es el sueldo de Chile. Además de las otras riquezas como salares, minas de plata que se encontraban en el lugar que fue boliviano.

El Tratado impuesto a Bolivia en 1904, en el gobierno Liberal de Ismael Montes, plantea básicamente a cambio del reconocimiento del dominio de Chile sobre el territorio boliviano una supuesta compensación económica, la construcción de un ferrocarril entre Arica y La Paz y el libre tránsito por todos de puertos de Chile a favor de las mercancías de importación y exportación de Bolivia, así como la igualdad tributaria.

 

La firma del Tratado de 1904, es producto del oneroso pacto de tregua de 1884 que establecía un control arbitrario de todas las aduanas y puestos bolivianos por parte de Chile y encima un costo adicional que Bolivia tenía que pagar por sus ingresos aduaneros a Chile. Además de las compensaciones de guerra.

 

Un tratado firmado literalmente con la pistola en la cabeza, que no tiene otra validez que la fuerza de quien la impone, porque está en posición del territorio, porque tiene el poder militar y porque lo arrebatado de manera arbitraria. Pero no solo eso, el tratado además fue incumplido continua y repetidamente por Chile.

 

Para empezar: El tema del libre tránsito es altamente cuestionable.

 

En 1933 Chile obstruyó el transito libre de armas durante el conflicto velico de Bolivia y Paraguay.

Así también en 1953, cuando Bolivia nacionalizo las minas las autoridades de Chile embargaron implementos, insumos y equipos de trabajo que se encontraban en tránsito por territorio chileno hacia las minas bolivianas.

La privatización de los puertos realizada a principios de la primera década de este siglo genera una vulneración al Tratado y a dos de sus acuerdos complementarios suscritos en 1912 y en 1937, porque además de haber provocado un incremento en la interrupción de los servicios portuarios, establecen costos adicionales a los ya existente para el almacenaje, carguío, manipuleo, estiva y consolidación de las mercaderías bolivianas de importación y exportación. El tratado establece sin límite alguno el libre tránsito por cualquier puerto chileno. Sin embargo Chile ha aceptado que esto se aplique solo a los puertos de Antofagasta y Arica, y actualmente a Iquique por si fuera poco el ferrocarril Arica-La Paz, cuya construcción fue acordada en ese mismo tratado, que permanece paralizó hacía ya casi una década, lo cual representa nada menos que una flagrante violación de parte de Chile a la convención de 1905 que reglamenta su funcionamiento y que en su artículo 2, establece la obligación de asegurar el libre tráfico del ferrocarril a perpetuidad.

 

Por otra parte, en 1961 mientras Chile se preparaba para desviar el curso natural del Rio Lauca el Gobierno de la Moneda hizo llegar a Palacio Quemado un documento que sería bautizado como Memorándum Truco, en referencia al apellido del embajador chileno que lo entregó, en su texto se ratificaba la vigencia de las notas de 1950 en las que Chile se había comprometido a negociar una salida soberana de Bolivia al mar y al no recibir por ello compensaciones territoriales, pero lejos de significar un intento por reactivar las negociaciones de 1950 el propósito más pareció estar dirigido a distraer la atención de los bolivianos, mientras al mismo tiempo Chile procedía al desvío unilateral del río internacional Lauca que finalmente se concreta el 15 de abril de 1962. El Lauca, es un río internacional cuyo curso superior se encuentra en Chile y el inferior en territorio boliviano, Chile decidió la canalización de las aguas del río para poder regar vastas zonas del Norte de su territorio.

 

Asimismo, a mediados de los años noventa se reactiva el tema de las aguas manantiales del Silala. El uso de estas aguas habría sido concedido a partir de 1908, en favor del ferrocarril Antofagasta Bolivia. En el ínterin, Chile aprovecho la circunstancia para canalizar esas aguas, canalización que beneficia a poblaciones chilenas, tanto para el uso de agua potable como por el riego en vastas zonas en la región del norte.

 

En 1997, la prefectura de Potosí cánselo la concesión. El gobierno entonces ratifico la posición de la prefectura y en 1998 el gobierno abre una licitación pública para el uso de esas aguas, entonces Chile plantea un reclamo, pretende que esas aguas sean binacionales. Bolivia parte de un principio elemental se trata de aguas subterráneas manantiales que en ningún caso pueden interpretarse como aguas de curso sucesivo y menos establecerse como definición de un rio.

Durante más de un siglo, Chile no ha pagado un solo centavo por los millones y millones litros que ha recibido como beneficio, a partir de la legítima posición boliviana surge el diferendo que hasta hoy no fue resuelto uno más de los problemas bilaterales entre Chile y Bolivia.

Viendo la poca predisposición de Chile, Bolivia busca en el puerto de Ilo-Perú una alternativa que Bolivia está dispuesta a desarrollar plenamente, se trata de una concesión, por 99 años, de una zona franca en la ciudad del mismo nombre y 5 Km. de playa para establecer balnearios de descanso bajo la denominación de Boliviamar.

 

Para finalizar, la Cámara Nacional de Comercio, está coadyuvando con decidido empeño y con un profundo patriotismo para materializar el derecho boliviano de retornar a las costas del pacifico con soberanía. La injusta mutilación del territorio boliviano sobre el océano Pacifico ha dejado abierta una herida que debe cerrarse sea por la vía del diálogo bilateral o por cualquier otro medio de solución de controversias normado por el derecho internacional. Bolivia se reintegrara al mundo y el mundial se reintegrara a Bolivia, a través del mar pues no solamente la responsabilidad de la propia política boliviana sino sobre todo de un cambio radical de la política exterior de Chile y de una actitud solidaria del hemisferio y del mundo para reparar el daño para conseguir una integración real y verdadera para encarar el siglo XXI como debe ser, como una gran nación latinoamericana.

 

Los Negocios

 

Desde el punto de vista de los negocios, muchas de las empresas bolivianas que realizan comercio exterior utilizan puertos chilenos, por su cercanía que finalmente determina el costo del flete por transporte de carga. Del total de nuestras exportaciones el año 2012, que alcanzaron los 11,589 millones de dólares, 3,262 millones de dólares (28.2%) salieron por Chile, principalmente minerales, castaña, soya, maderas, cueros, café, azúcar, cacao, algodón y gomas entre otros. Por otro lado, del total de nuestras importaciones el año 2012 que alcanzaron los 8,281 millones de dólares, 3,879 millones de dólares (46.9%) ingresaron por Chile, principalmente maquinaria y equipos, vehículos, combustibles y aceites minerales, plásticos, manufacturas de caucho y aparatos electrónicos además de otros insumos no tan representativos en su volumen.

 

En este sentido, como Cámara Nacional de Comercio, organización empresarial patricia de todos los espacios de la actividad privada en Bolivia, solicitamos al Gobierno Plurinacional de Bolivia, que las relaciones con la República de Chile se lleven a cabo en dos espacios diferentes, uno en el político y otro en el ámbito económico, con una estrategia firme y clara que permita una postura positiva ante el mundo. En el espacio político, el Presidente Morales cuenta con el consejo y respaldo de los Ex Presidentes y Ex Cancilleres bolivianos, cuyas visiones y posturas son de mucha valía y que pueden establecer una táctica para que Bolivia plantee una posición con más claridad respecto a su derecho de reclamar una salida soberana y pacífica al mar con plena soberanía. El Dr. Jose Romero Frías Señala: ”Como mis antepasados, creo firmemente qué la pretensión del acceso legítimo y pacífico de Bolivia al mar es un derecho Histórico, Económico, Político y Social para Bolivia y un hecho de justicia hemisférica a la que chile debe responder con la mayor altura” añade además Chile estableció en el diferendo con Perú entre los alegatos lo siguiente ”las cosas son lo que son y no lo que quiera una de las partes” y lo que hubo en principio fue una invasión bélica que provoco un conflicto armado en base a un acto ilegal.

 

En el ámbito económico, el sector privado reclama la revisión y mejora de las normas que rigen el comercio para aprovechar todos los espacios y oportunidades de modo que Bolivia pueda ser más competitiva y pueda exportar productos con mayor valor agregado e importar sin tantas dificultades. La Cámara Nacional de Comercio cree que mientras el comercio sea el centro de las relaciones con cualquier país, más coincidencias existirán y como consecuencia tendremos mayores oportunidades para solucionar problemas que hoy perjudican el crecimiento global de nuestro país más el mar es una razón por la que los Bolivianos estamos obligados a crecer y a unirnos en un espacio común de hermandad.

 

El comercio es el pilar del desarrollo económico de las naciones y el generador de la paz de los pueblos”

 

1. Antecedentes

1.1. Tratado de Límites suscrito entre Bolivia y Chile el año 1866.

En fecha 10 de Agosto de 1866, durante las presidencias: del Gobierno de Chile a cargo de José Joaquín Pérez; y de Bolivia, ejercido por Mariano Melgarejo, se celebró el Primer Tratado de Límites entre las Repúblicas de Bolivia y Chile, quienes estuvieron representadas por los Plenipotenciarios: Alvaro Cobarribuas por Chile, y Juan Ramón Muñoz Cabrera, por Bolivia, donde el fin era:

poner un término amigable y recíprocamente satisfactorio a la antigua cuestión pendiente entre ellas sobre la fijación de sus respectivos límites territoriales en el desierto de Atacama y sobre la explotación de los depósitos de guano existentes en el Litoral del mismo, desierto y decididas a consolidar por este medio la buena inteligencia, la fraternal amistad y los vínculos de alianza íntima que les ligan mutuamente, han determinado renunciar a una parte de los derechos territoriales que cada una de ellas, fundan en buenos títulos, cree poseer, y han acordado celebrar un Tratado que zanje definitiva e irrevocablemente la mencionada cuestión.” (De la parte expositiva del Tratado de 1866 celebrado entre Bolivia y Chile).

1.2. Tratado de 1874

El Tratado de 1866, fue derogado en todas sus partes por el Artículo 7° del Tratado de 1874 suscrito entre las Repúblicas de Chile y Bolivia.

En cuanto a la situación limítrofe; el Tratado de 1874 estableció:

Artículo 1.- El paralelo del grado 24 desde el mar hasta la cordillera de los Andes, en divortia a quórum, es el límite entre las Repúblicas de Bolivia y Chile”; por este precepto, se determinó, de manera reiterada al Tratado de 1866, que el límite territorial de las Repúblicas de Bolivia y Chile fue el Paralelo del grado 24, de latitud meridional, comprendiendo, al norte para Bolivia, y al sur del mencionado Paralelo 24 de Dominio y Soberanía de Chile; la línea fronteriza se extendía desde el mar hasta la cumbre de la cordillera de los Andes, lugar en el que las aguas se dividen (divortia aquorum).

Respecto al Régimen de Medianería, el Tratado de 1874, dispuso:

“Artículo 2.- Para los efectos de este Tratado se consideran firmes y subsistentes las líneas de los paralelos 23 y 24 fijadas por los comisionados Pissis y Mujía, de que da testimonio el acta levantada en 10 de febrero de 1870. Si hubiera dudas acerca de la verdadera y exacta ubicación del asiento minero de Caracoles, o de cualquier otro lugar productor de minerales por considerarlos fuera de la zona comprendida en esos paralelos, se procederá a determinar dicha ubicación por una comisión de dos peritos nombrados uno por cada una de las partes contratantes, debiendo los mismos peritos nombrar un tercero en caso de discordia, y si no se aviniesen para ese nombramiento, lo efectuará S.M. el Emperador del Brasil. Hasta que no aparezca prueba en contrario relativa a esta determinación, se seguirá extendiendo, como hasta aquí, que ese asiento minero está comprendido entre los paralelos indicados.

De la lectura de los Artículos 2 y 3 del Tratado de 1874, se establece que existió un Régimen de Medianería en cuanto a la explotación, administración y venta de guano, entre los paralelos 24 a 23 de Bolivia; además, que en cuanto a la ubicación precisa del centro minero de Caracoles se estará a un estudio previo datado de 1870 efectuado por los comisionados Pissis y Mujía, y en casos de discordia, respecto a la ubicación del centro Minero antes mencionado, se debiera nombrar un tercero, y en defecto de no poder designarse al tercero por las partes, esta labor debió ser encomendada al Emperador del Brasil.

1.3. Tratado Complementario de Límites entre Bolivia y Chile de 1875.

Toda vez que el Tratado de 6 de Agosto de 1874 suscrito entre las Repúblicas de Bolivia y Chile, estableció obligaciones de derechos de medianería y tributos únicamente en el territorio comprendido entre los paralelos 24 a 23, es decir sólo en territorio boliviano, en fecha 21 de julio de 1875, mediante los Ministros Plenipotenciarios acreditados: Mariano Baptista, por la República de Bolivia y Carlos Walter Martínez por la República de Chile, fue suscrito el Tratado Complementario de Límites entre las Repúblicas de Bolivia y Chile, que forma parte integrante del Tratado de Límites de 1874, bajo el siguiente contenido:

En cuanto al Régimen de Medianería:

Respecto a la Resolución Arbitral de las Controversias, expresa el mencionado Tratado Complementario:

“Artículo 2.- Todas las cuestiones a que diere lugar la inteligencia y ejecución del Tratado de 6 de Agosto de 1874, deberán someterse al arbitraje”.

Queda aclarado el punto, de cual debiera ser la instancia o medio para la resolución de controversias respecto a la inteligencia y ejecución del Tratado de 1874, siendo esta la vía del Arbitraje; por ello, y luego se desarrollará, en el caso de haber surgido alguna controversia respecto a la aplicación del Tratado de 1874, debió ser la vía o mecanismo del Arbitraje, que resuelva el conflicto, no el asalto militar al territorio boliviano como el que se perpetró el 14 de Febrero de 1879 en el que ocupó el Puerto Boliviano de Antofagasta, por decisión unilateral de la República de Chile, y en plena vigencia del Tratado de 1874.

En todo caso, el Tratado de 1874 y su Complemento de 1875, no fueron abrogados ni derogados por documento o tratado alguno, máximo, como se expone más adelante, la denominada Guerra del Pacífico fue iniciada, proseguida y concluida en inobservancia de la vía de resolución de controversias, es decir con omisión de celebrar el arbitraje, que era el mecanismo previsto por el Tratado de 1874 y su complemento de 1875.

Los acontecimientos posteriores, emergentes de esa violación al Tratado de 1874 y su Complemento de 1875, SON VICIADOS DE ORIGEN, al habérselos efectuado en contradicción de los mencionados acuerdos, por tanto, y conforme se expondrá más adelante, al ser resultado de un acto de beligerancia sin que se haya cumplido los preceptos acordados en los Tratados, y que incluso estos se mantienen vigentes hasta el presente, y que el aceptar una invalidez de Ipso Facto sería aceptar la resolución unilateral por la que actuó la República de Chile, por lo que los acuerdos posteriores quedan, insisto, viciados de origen, siendo nulas sus consecuencias, lo cual nos conduce a revisarlos.

1.4. Pacto de Tregua de 1884

Habiendo ocupado Chile los territorios bolivianos definidos en el Tratado de 1874 y su Complemento de 1875, vigentes el trágico año de la invasión, 1879, tras haberse desarrollado la denominada Guerra del Pacífico, y con posterioridad a la firma del Tratado de Paz y Amistad de las Repúblicas de Chile y Perú de fecha 20 de Octubre de 1883, se suscribió el Pacto de Tregua de 4 de Abril de 1884.

Art. 2.- La Republica de Chile, durante la vigencia de esta tregua, continuara gobernando con sujeción al régimen político y administrativo que establece la ley chilena, los territorios comprendidos desde el paralelo veintitrés hacia la desembocadura del rió Loa en el Pacifico, teniendo dichos territorios por limite Oriental una línea recta que parta de Sapaleri desde la intersección con el deslindo que los separa de la Republica Argentina hasta el volcán Licancaur. De este punto seguirá una recta a la cumbre del volcán apagado Cabana; de aquí continuara otra recta hasta el ojo de agua que se halla más al sur en el lago Ascoban; y de aquí otra recta que, cruzando a lo largo dicho lago, termine en el volcán Ollagua desde este punto otra recta al volcán Tua, continuando después la divisoria existente entre el departamento de Tarapacá y Bolivia.

Es notoria la omisión a citar que el territorio comprendido entre los Paralelos 24 a 23, es boliviano, en mérito del Tratado de 1874, ya que el Pacto de Tregua no establece que sea la República de Chile la que vaya a ejercer dominio sobre el mencionado espacio territorial, omisión que se reitera en el Tratado de Paz y Amistad de 1904, suscrito sobre la base del Pacto de Tregua de 1884.

Determinó también, en su Art. 8, el compromiso que asumían ambas Repúblicas para suscribir una paz sólida y estable, disponiendo el Art. 8 del Pacto de Tregua, lo siguiente:

“Art. 8.- Como el propósito de las partes Contratantes, al celebrar este pacto de tregua, es preparar y facilitar el ajuste de una paz sólida y estable entre las dos Republicas, se comprometen recíprocamente a proseguir las gestiones conducentes a este fin”.

1.5. Tratado de 1895

Otro de los incumplimientos por parte de la República de Chile, se encuentra en la omisión respecto al Convenio sobre Transferencia de Territorio, suscrito por las Repúblicas de Bolivia y Chile a través de sus respectivos Ministros Plenipotenciarios, por la República de Bolivia: Heriberto Gutiérrez, y por la República de Chile Luis Barros Borgoño, quienes en fecha 18 de Mayo de 1895, en la ciudad de Santiago, suscribieron el mencionado Convenio, a su vez promulgado como Ley de la República de Chile en fecha 31 de Diciembre de 1895 por su Presidente Jorge Montt, cuyos preceptos importantes, en materia de transferencia de territorios, establecieron lo siguiente:

“Art. I.- Si a consecuencia del plebiscito que haya de tener lugar de conformidad al Tratado de Ancón o a virtud de arreglos directos, adquiriese la República de Chile dominio y soberanía permanentes sobre los territorios de Tacna y Arica, se obliga a transferirlos a la República de Bolivia en la misma forma y con la misma extensión que los adquiera, sin perjuicio de lo establecido por el Artículo II.

La República de Bolivia abonará como indemnización por dicha transferencia de territorio la suma de cinco millones de pesos de plata, de veinticinco gramos de peso y nueve décimos de fino, quedando especialmente afecto para responder a este pago del cuarenta por ciento del rendimiento bruto de la Aduana de Arica.

Art. II.- Si se verifica la cesión contemplada en el artículo precedente, es entendido que la República de Chile avanzaría su frontera norte de Camarones a la Quebrada Vítor, desde el mar hasta tocar con el límite que actualmente separa a esa región de la República de Bolivia.

Art. III.- A fin de realizar el propósito enunciado en los artículos anteriores, el Gobierno de Chile se compromete a empeñar todos sus esfuerzos, ya sea separada o conjuntamente con Bolivia, para obtener en propiedad definitiva los territorios de Tacna y Arica”.

Por los preceptos antes indicados, la República de Chile se comprometió, en caso de adquirir los territorios de Tacna y Arica a su favor, el hacer entrega de los mismos a favor de la República de Bolivia, a cambio de una contraprestación económica. Al presente, el territorio de Arica pasó a ser de la República de Chile, sin que ella haya cumplido con el acuerdo asumido, sin perjuicio, que los Artículos IV y V del Convenio de Transferencia de Territorios de 1895, prevén en el caso del incumplimiento, lo siguiente:

“Art. IV.- Si la República de Chile no pudiese obtener en el Plebiscito o por arreglos directos la soberanía definitiva de la zona en que se hallan las ciudades de Tacna y Arica, se compromete a ceder a Bolivia la Caleta de Vítor, hasta la Quebrada de Camarones, u otra análoga, y además la suma de cinco millones de pesos de plata de veinticinco gramos de peso y nueve décimos de fino”.

Art. V.- Un arreglo especial determinará los límites precisos del territorio que se ceda conforme al presente Tratado”.

1.6. El Tratado de 1904

El 20 de Octubre de 1904, a través de los Ministros Plenipotenciarios: Alberto Gutiérrez por la República de Bolivia, y Emilio Bello Codesido por la República de Chile, se suscribió el Tratado de Paz y Amistad entre ambas Repúblicas, que puso fin al régimen establecido por el Pacto de Tregua, suscrito el año de 1884 por el que cesó el Estado de Guerra ocurrida durante los años de 1879 a 1884 en la denominada “Guerra del Pacífico”.

El Artículo 12 del Tratado de 1904, establece lo siguiente: “Todas las cuestiones que llegaren a suscitarse con motivo de la inteligencia o ejecución del presente Tratado, serán sometidos al arbitraje de Su Majestad el Emperador de Alemania”. El mencionado Tratado, fue aprobado y ratificado por ambos Estados.

Posteriormente, en fecha 16 de Abril de 1907, los Ministros Plenipotenciarios Sabino Pinilla por la República de Bolivia y Ricardo Salas Edwards por la República de Chile, suscribieron el Protocolo Sobre Sustitución de Arbitro, que establece lo siguiente: “En Santiago de Chile, a 16 de Abril de 1907, reunidos en la Sala del Despacho del Ministerio de Relaciones Exteriores, el Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Bolivia, Señor don Sabino Pinilla, y el Señor Ministro del ramo, don Ricardo Salas Edwards, debidamente autorizados al efecto por sus respectivos Gobiernos, y teniendo presente que Su Majestad el Emperador de Alemania no ha aceptado la designación que de él se hizo en el Artículo XII del Tratado de Paz y Amistad concluido y firmado entre Bolivia y Chile en 20 de Octubre de 1904, para que actuase como Arbitro en todas las cuestiones que llegaren a suscitarse con motivo de la inteligencia y ejecución de dicho Pacto, han convenido en designar a la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya para que entienda, si el caso se presentara, en las referidas cuestiones, acogiéndose al efecto a lo dispuesto en el Artículo 26, Capítulo II del Título IV de la Convención para el Arreglo Pacífico de los Conflictos Internacionales, suscrita en 29 de Julio de 1899, por las Potencias concurrentes a la Primera Conferencia de la Paz, celebrada en la expresada Capital del Reino de Holanda. En la fe de lo cual, el Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Bolivia y el Ministerio de Relaciones Exteriores, firman el presente Protocolo, en doble ejemplar, y lo sellan con sus respectivos sellos”.

Además, el Tratado de 1904 contiene un VICIO DE ORIGEN, y es que se basa en el Pacto de Tregua de 1884, que a su vez también se encuentra viciado, ya que en el cuestionamiento de la aplicación de la Ley Boliviana de 23 de Febrero de 1879 (diez centavos) no se acudió a resolver la supuesta controversia ante el Tribunal Arbitral, conforme lo establecía el Tratado Complementario de 1875, por ello, siendo el origen nulo, e ilegal la Guerra, son también ilegales sus consecuencias.

1.7. Decisiones adoptadas en el Tratado de 1904

Establece en general lo siguiente:

Respecto al tema de Paz:

Art.1°. Restablécense las relaciones de Paz y Amistad entre la República de Bolivia y la República de Chile terminando en consecuencia, el régimen establecido por el pacto de Tregua”.

Este es un compromiso de Paz y Amistad que afirman ambas partes; pero en el caso de la República de Chile, las promesas y acuerdos de Paz no siempre estuvieron seguidas de su cumplimiento, así se verifica en los compromisos de Paz de los Tratados de 1837 y 1874, ambos violados con la Guerra. Nótese que Bolivia, nunca agredió a población o territorios de la República de Chile.

En el tema de la Construcción del Ferrocarril Arica – La Paz, expresa:

“Art. 3º. Con el fin de estrechar las relaciones políticas comerciales e ambas repúblicas, las altas Partes contratantes convienen en unir puerto de Arica con El Alto de La Paz por un ferrocarril cuya construcción contratará a su costa el gobierno de Chile dentro del plazo de un año contando desde la ratificación del presente Tratado..”

En el tema del Libre Tránsito:

Art .6º. La República de Chile reconoce a favor de la de Bolivia, y a perpetuidad el más amplio y libre derecho de tránsito comercial por su territorio y puertos del Pacífico. Ambos gobiernos acordarán, en casos especiales la reglamentación conveniente parar asegurar, sin perjuicios para sus respectivos intereses fiscales, el propósito arriba expresado.

Art. 7°. La República de Bolivia tendrá el derecho de constituir agencias aduaneras en los en los puerto que se designe para hacer su comercio.

En el tema comercial, el Tratado de 1904, establece lo siguiente:

“Art.8º. Mientras las Altas Partes Contratantes acuerdan celebrar un Tratado especial de comercio, el intercambio comercial entre ambas Repúblicas se regirá por las reglas de las más estricta igualdad con las aplicadas a las demás naciones y en ningún caso se colocará a los productos de cualquiera de la dos Partes en condiciones de inferioridad respecto de las de un tercero. En consecuencia, tanto los productores naturales manufactureros de Bolivia como los de Chile, quedarán sujetos en su internación y consumo, en uno y otro país, al pago de los impuestos vigentes para las demás naciones y los favores, exenciones y privilegios que cualquiera de las dos Partes otorgare a una Tercera podrán ser exigidos en igualdad de condiciones por la otra.

En el tema arbitral, el Tratado de 1904, estable lo siguiente:

Art.12º. Todas las cuestiones que llegaren a suscitarse con motivos de la inteligencia o ejecución del presente Tratado, serán sometidas al Arbitraje de Su Majestad el Emperador de Alemania”.

Este precepto fue modificado en fecha 16 de Abril de 1907, en que se suscribió en la ciudad de Santiago de Chile, por parte de los Ministros Plenipotenciarios, por la República de Chile: Ricardo Salas Edwadrs, y por la República de Bolivia: Sabino Pinilla; el PROTOCOLO SOBRE SUSTITUCION DE ARBITRO, por el que se establece la modificación al Artículo 12 del Tratado de 1904, determinando que la Autoridad Arbitral, es la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya

1.8. Aspectos no contenidos de manera expresa por el Tratado de 1904.

El texto del Tratado de 1904, no establece referencia expresa sobre los siguientes aspectos:

1) No refiere de manera expresa que Bolivia entregó la Soberanía de los territorios descritos en el Art. 2 del Tratado de 1904, que van desde el Paralelo 23 hacia el norte.

2) No refiere de manera expresa que Bolivia entregó el territorio comprendido entre los Paralelos 24° a 23°, omitido tanto en el Pacto de Tregua de 1884 como en el Tratado de 1904, pero que sin embargo la República de Chile los ocupa; territorios entre los que se encuentran las Poblaciones de Antofagasta, Mejillones, los minerales de Caracoles y el Salar del Toco.

3) A diferencia del Tratado suscrito entre las Repúblicas de Perú y Chile, de 1883 respecto a la explotación y cesión de las islas; el Tratado de 1904 no refiere entrega a favor de Chile de ninguna de las Islas e Islotes de Bolivia, comprendidos entre el Paralelo 24° hasta la desembocadura del río Loa.Las islas de San Ambrosio y San Félix se encuentran ubicadas en el continente americano a 26 grados, 20" de latitud sur y a 78 grados 58" de longitud oeste, a una distancia de 927 kilómetros (500,5 millas) de la costadeChile. La isla de Sala-Gómez se encuentra a 26 grados 27" de latitud sur y a 15 grados 21" de longitud oeste, a una distancia de 3.400 kilómetros (1.835 millas náuticas), y fue descubierta en 1798 por un capitán español que le dio su nombre. "El tratado leonino de 1904 se sella hasta ahora en enclaustramiento marítimo de nuestro país, pero hubo un elemento importantísimo que no fue considerado por las partes firmantes, el cual es la inclusión de esas islas, y que de acuerdo al derecho de mar, las mismas se encuentran fueradelmarterritorialdeChile". Bolivia aún tiene derecho soberano sobre tres islas del océano Pacífico que no fueron incluidos en el Tratado de Paz y Amistad, firmado entre Bolivia y Chile el año 1904, mediante el cual se puso fin a la disputa bélica sobre el antiguo litoral boliviano, afirmó el constituyente Filiberto Escalante. “los territorios ubicados a más de 500 millas de la costa marítima (alrededor de 900 kilómetros) deberán ser parte de la estructura del territorio boliviano, de su geopolítica, visión país y estar incluido en el escudo nacional (...) reivindicando nuestro derecho de propiedad territorial".
Estas islas del Pacífico existen asentamientos de población boliviana incluso antes de la Guerra de Independencia en 1825, y que durante el conflicto bélico con Chile "se hallaban bajo tuición política y administrativa del Gobierno boliviano.

4) No deroga de manera expresa, el Tratado de 1874 y su Complemento de 1875; por lo que se mantienen vigentes sus estipulaciones limítrofes determinadas por estos documentos en el Paralelo 24°. Como ejemplo de derogatoria de los Tratados, cito la derogatoria expresa del Tratado de 1866 por el Art. 7° del Tratado de 1874.

5) No se acuerda la utilización unilateral de las aguas de los ríos y manantiales fronterizos, o que cruzan la frontera, que en todo caso, para ser utilizadas requieren acuerdo entre las partes, o su tratamiento merece ser sometido a arbitraje, por ser un tema originado en los límites fronterizos dispuestos por el Tratado de 1904.

El Tratado de 1904, se suscribió en cumplimiento del Art. 8 del Pacto de Tregua de 1884; este Pacto, a su vez, se suscribió con la finalidad de reponer la situación de Paz. Empero, el origen de la denominada Guerra del Pacífico, como se evidenció en los extremos fundamentados en la presente demanda, fue ilegal, ya que la República de Chile, dispuso, de manera unilateral la Resolución o Nulidad del Tratado de 1874 y su Complemento de 1875; hecho no aceptado por la República de Bolivia, y debido a ello es que tanto en el Pacto de Tregua de 1884 como en el Tratado de 1904, NO SE ESTABLECE DEROGATORIA NI ABROGATORIA AL TRATADO DE 1874 Y SU COMPLEMENTO DE 1875, por lo que siendo vigentes esos Acuerdos Internacionales, la Guerra del Pacífico, el Pacto de Tregua y el Tratado de 1904, tienen el vicio de origen de haberse celebrado en inobservancia del Tratado de 1874 y su Complemento de 1875, que como forma de resolución a la supuesta controversia en cuanto a la aplicación de la Ley Boliviana de 23 de Febrero de 1878 (diez centavos) a la Empresa Anónima de Salitre y Ferrocarril de Antofagasta, de la que la República de Chile actuó como representante, se debió acudir a la vía del Arbitraje, y no a la toma de territorio boliviano alguno.

1.9. Vigencia de otros Tratados y Acuerdos, no expresamente abrogados ni derogados por el Tratado de 1904.

Ya que el Tratado de 1904, no estableció referencia abrogatoria o derogatoria, por la que se deje sin efecto a Tratados y Convenios suscritos entre ambas Repúblicas, ni existen otros documentos suscritos por ambas Repúblicas que los dejen sin efecto, los siguientes Tratados y Convenios permanecen vigentes:

1) Tratado de Paz y Amistad de 6 de Agosto de 1874, que establece la línea fronteriza entre las Repúblicas de Bolivia y Chile en el Paralelo 24° de latitud meridional.

2) Tratado Complementario de Límites de 21 de Julio de 1875, por el que se determina que las controversias de aplicación, serían resueltas por la vía del Arbitraje.

3) Convenio de Transferencia de Territorios de 18 de Mayo de 1895, por el que la República de Chile se compromete a la cesión de los territorios de Tacna y Arica, o en su defecto a la entrega a la República de Bolivia de la Caleta Vítor hasta la Quebrada de Camarones.


NEGOCIACIONES SOSTENIDAS ENTRE CHILE Y BOLIVIA DESPUÉS DE 1904

2.1.            Nota de Daniel Sánchez

En 1910, el canciller Daniel Sánchez Bustamante, por expresa orden del Presidente de Bolivia, Eliodoro Villazón, dirigió una nota a los representantes de Perú y Chile sobre la reivindicación marítima de Bolivia, documento que textualmente expresaba lo siguiente:

"Bolivia no puede vivir aislada del mar; ahora y siempre en la medida de sus fuerzas, hará cuanto le sea posible para llegar a poseer, por lo menos, un puerto cómodo sobre el Pacífico; y no podrá resignarse jamás a la inacción cada vez que se agite este asunto de Tacna y Arica que compromete las bases mismas de su existencia".

2.2.            Reunión en Santiago de 1913

El 22 de abril de 1913, el presidente Ismael Montes, reunió en Santiago a un grupo de personalidades de ese país. En ese encuentro Montes dejó sorprendidos a los presentes al definir claramente la aspiración boliviana sobre el puerto de Arica, insistiendo en la necesidad que Bolivia siente de tener acceso al Pacífico y en la conveniencia de propiciar la solución del conflicto chileno-peruano dentro de bases armónicas, dando a Bolivia el dominio del puerto de Arica que, en realidad, nada representaba para Chile ni para Perú.

El senador chileno Eliodoro Yañez respondió a Montes lo siguiente: “Así como los invitaba a considerar el interés de Bolivia en tener puerto propio en el Pacífico, era de esperar que movería a la opinión publica de su país con alta autoridad del puesto que va a ocupar en breve, sobre las consecuencias que podría darse a Chile para que llegara a sacrificar una parte siquiera de un territorio que le pertenece”. Posteriormente el presidente Montes, en su segundo periodo presidencial, no insistió en el justo reclamo.

2.3.            La Frase del Ministro Chileno

En agosto de 1917, el ministro chileno Miguel Echenique expresó al presidente José Gutiérrez Guerra, lo siguiente:”…Chile espera encontrar, cuando llegue su oportunidad, los medios de satisfacer las más caras aspiraciones del pueblo boliviano y del pueblo chileno”.

2.4.            Propuesta boliviana de 1918

La cancillería de Bolivia instruyó al ministro en París, Ismael Montes, que hiciera un planteamiento sobre el problema marítimo. De esta manera el 14 de diciembre, Montes informó a los gobiernos francés e inglés, que Bolivia "es parte interesada en el litigio de Tacna y Arica", agregando que "sus derechos emanan de antecedentes históricos, jurídicos y geográficos", intentando buscar así apoyo europeo a la pretensión marítima.

Pero lamentablemente ni Inglaterra ni Francia se mostraron interesadas en asesorar esta aspiración que, al llegar a oídos de la oposición política republicana, fue aprovechada para presentarla como una verdadera traición a los intereses del ex aliado Perú.

2.5.            El acta protocolizada de 1920

Emilio Bello Codesido, negociador y quien firma como Ministro de Chile el Tratado de 1904, tenia, al parecer, conciencia del enorme daño que estaba haciendo a Bolivia y la gravitación negativa que el enclaustramiento boliviano iba a tener en el futuro de las relaciones boliviano-chilenas.

Es así que Bello Codesido, en su condición de Ministro chileno en La Paz suscribe un Acta Protocolizada en fecha 10 de enero de 1920, en el que se establece el compromiso de Chile de resolver la demanda boliviana.

Por entonces Chile se proponía incorporar a su dominio el territorio de Tacna y Arica y para ese efecto pedía el apoyo boliviano en el plebiscito que iba a realizarse para determinar definitivamente el derecho a esos territorios, a cambio proponía procurar que Bolivia adquiera una salida propia al mar, cediéndole una parte importante desea zona al norte de Arica y de la línea del ferrocarril.

La respuesta boliviana firmada por el canciller Carlos Gutiérrez manifestaba que se iba a cooperar para asegurar el voto favorable a Chile en el plebiscito, pero insistía en la entrega a Bolivia de Arica.

La propuesta contenida en el Acta Protocolizada no avanzó más allá, pues la revolución del año 1920, con los consiguientes cambios políticos en el país, hizo que las tratativas en curso fueran abandonadas.

2.6.            Liga de las Naciones

Hasta el año 1920 se aplicaba la política “practicista” del partido liberal gobernante, o sea un puerto por cualquier punto y en cualquier forma. Con la revolución republicana de julio del mismo año la diplomacia practicista fue sustituida por la política reinvidicacionista que propugnaba la revisión del Tratado de 1904.

El 6 de junio de 1921, la Convención Nacional manifestaba: “Se considera justo y necesario sostener y llevar delante en las mejores condiciones posibles la demanda de revisión del Tratado de 20 de octubre de 1904, entre Bolivia y Chile, entablada por los delegados bolivianos ante el Congreso de Ginebra, lo cual no excluya cualquier otra forma jurídica tal como el arbitraje internacional que pudiera presentarse en el curso del tiempo”.

De acuerdo con esta nueva orientación la cancillería boliviana inicio su estrategia para obtener la revisión del Tratado de 1904, pensando en ganar la devolución de Antofagasta.

Bolivia decidió plantear su problema marítimo a la Liga de las Naciones, haciéndolo mediante una delegación compuesta por Franz Tamayo, Félix Aramayo y Florián Zambrana, se presento el memorial en el cual  se pedía la revisión del Tratado de 1904.

La Asamblea propuso como fórmula de arreglo que Chile y Bolivia organizaran una comisión de juristas para que esta dictaminara sobre la procedencia de la demanda.

En 1922, el presidente Saavedra y el canciller Eduardo Diez de Medina acordaron plantear directamente a Chile la revisión del Tratado de 1904, mediante nota que establecía la necesidad de abrir las puertas a una nueva situación internacional que permita a Bolivia vivir en plena sesión de su soberanía, con acceso propio al mar y por el cual tenga, a la vez que libre comercio con todos los pueblos del norte, los atributos por los cuales se hagan efectivas las responsabilidades de sus compromisos mundiales en el creciente desarrollo de sus actividades morales y comerciales.

La respuesta chilena fue negativa, se dijo que “no podía aceptar, siquiera sea en principio, la revisión de un Pacto que convinieron libremente, veinte años después del Tratado de Tregua”.

El gobierno de Saavedra hizo una tentativa más planteando la revisión del Tratado de 1904 en el Congreso Internacional de Derecho realizado en Buenos Aires en 1925, lamentablemente este congreso reitero lo acordado en la Liga de Naciones que solo se pueden modificar tratados de paz o de límites con el consentimiento de los Estados pactantes.

2.7.            Protocolo Complementario de 1929

En 1929  se definían, al menos temporalmente, los litigios entre Perú y Chile. La cuestión de las cautivas Tacna y Arica se resolvió a espaldas y en perjuicio de Bolivia ya que Chile quedo con Arica y Perú con Tacna. Todos los ofrecimientos de ambas partes para entregarnos Arica en caso de triunfar en el plebiscito, quedaron olvidados.

El Protocolo Complementario de 1929, se mantuvo en secreto y solo se divulgo posteriormente siendo que la consulta previa estipulada  por dicho protocolo sirvió tanto a Chile como al Perú para poner valla a nuestra salida por el norte de Arica.

Además de eso, el tratado incorporó una cláusula bajo la cual ninguno de los dos Estado podía ceder a otro parte de su territorio, sin consultar a la contraparte. De esta forma, y en virtud de ambos acuerdos, los límites quedaron fijados de la manera en que los conocemos actualmente.

2.8.            Intentos de negociación

El  tema marítimo también fue planteado en 1936 en Buenos Aires, en 1939 en Montevideo, y también hubo esfuerzos por parte de Argentina y los Estados Unidos para motivar conversaciones entre los dos países a finales de la década del cuarenta. Pero en todos los casos Chile se negó a abrir negociaciones sobre una solución portuaria para Bolivia.

2.9.            Notas de 1950

En 1950 hubo una instancia seria de acercamiento, el entonces presidente chileno González Videla intercambió notas con el Gobierno Boliviano con el objeto de buscar una nueva solución al tema marítimo.

El posible acuerdo pasaba porque Chile otorgara una franja territorial a cambio del acceso a ciertos recursos hídricos que estaban en soberanía boliviana en el lago Titicaca.

En este intento de negociación hubo una intervención del Presidente de los Estados Unidos Harry Truman que, en la perspectiva boliviana, constituyó una motivación para ambas partes en orden a lograr un acuerdo directo con el apoyo de la potencia; desde el lado chileno se interpreto como un incidente diplomático a través del cual el Presidente de los Estados Unidos reveló una conversación privada que sostuvo a propósito de la visita del Presidente chileno a la Casa Blanca. En este contexto de convulsión ni en Chile ni en Bolivia se pudo seguir adelante con las negociaciones debido a la presión de la opinión pública de modo que las tratativas fracasaron.

2.10.        Abrazo de Charaña

El contexto en el cual se dio un acercamiento entre los Presidentes Pinochet y Banzer no es pacífico. Para algunos, era importante que el Gobierno Militar chileno diera señales de acercamiento ante la inminente celebración del centenario de la Guerra del Pacífico en medio de tensiones fronterizas con el Gobierno Argentino, otros lo atribuyen a la cercanía doctrinaria entre los Generales Banzer y Pinochet, ya que el Presidente boliviano había ascendido al poder a través de un golpe de Estado que derrocó a otro presidente militar, Juan José Torres, quien realizó una gestión con ideas y políticas cercanas a la izquierda.

Luego del trabajo de las comisiones preparatorias se realizó la reunión en Charaña donde los Presidentes sellaron la voluntad de trabajar en pos de una solución a la pretensión boliviana. Si bien se ha interpretado este hecho como el momento en que más cerca se estuvo de abrir camino hacia la satisfacción boliviana, los representantes chilenos siempre fueron claros en señalar que Chile tenía interés en un entendimiento “de mutua conveniencia que contemple los intereses de ambos países y que no contenga innovación alguna a las estipulaciones del Tratado de Paz, Amistad y Comercio, suscrito entre Chile y Bolivia el 20 de octubre de 1904”.

La propuesta chilena contemplaba una franja de tierra soberana en la costa nacional unida al territorio boliviano. A cambio de eso, Chile exigía un canje territorial equivalente al del territorio cedido además de la totalidad de los recursos hídricos del Río Lauca.

Bolivia estudió la propuesta y posteriormente se dieron señales de aceptación inicial por parte del país altiplánico. Fue la idea del canje territorial que complicó el panorama político interno boliviano y, finalmente, frustró las negociaciones.

Sumado a eso, Perú no mostró disposición a autorizar la cesión de soberanía tal como lo contemplaba el tratado de 1929 pues se encontraba inmerso en cambios políticos internos. En ese contexto, las tratativas en Charaña fracasaron. Bolivia, entonces, decidió interrumpir nuevamente las relaciones diplomáticas con Chile en 1978.

2.11.        Resolución de la OEA

El Gobierno de Bolivia presidido por Walter Guevara Arze inauguró la IX Asamblea de la OEA en La Paz, dando la bienvenida a las delegaciones del hemisferio que se hacían presentes en el año en que Bolivia conmemoraba el centenario del enclaustramiento marítimo.

El Presidente boliviano sostenía que: "la OEA es moral y  jurídicamente el foro adecuado y propicio para un diálogo abierto y positivo en torno al problema marítimo boliviano. Al mismo tiempo, sostenía que: Bolivia jamás renunciará a obtener una salida al mar.

Al conmemorarse el centenario de la Guerra del Pacífico, Bolivia obtuvo la Resolución 426, que se considera la más importante resolución en el marco multilateral sobre el problema marítimo. En la misma se señala que la cuestión marítima es un asunto de interés hemisférico permanente y que es necesario encontrar una solución justa y equitativa que proporcione a Bolivia un acceso soberano y útil al Océano Pacífico. En otras palabras, la Resolución acepta que la cuestión marítima no es un problema que únicamente afecte a Bolivia y Chile, y además recomienda iniciar negociaciones para darle a Bolivia una conexión libre y soberana con el Océano Pacífico.

Desde 1979 hasta 1989 se emitieron, anualmente, once resoluciones de la OEA sobre la cuestión marítima. En 1980, 1981y 1983, Chile dio su apoyo a las resoluciones de la OEA sobre la cuestión marítima. Sin embargo, cabe destacar que las resoluciones de 1980 y 1981 fueron muy débiles porque Bolivia tenía gobiernos dictatoriales; mientras que las resoluciones de 1982, 1983 y 1984trataron de restituir el espíritu de la Resolución 426. En las resoluciones de 1985, 1986, 1987: 1988 y 1989 se fue erosionando el texto original y se hizo más ambiguo o menos enfático. Finalmente, en 1989, el Gobierno de Jaime Paz decidió dar un viraje al tratamiento del tema marítimo en la OEA, al obtener una resolución en la que se acordó: "Reafirmar la importancia que tiene la solución del problema marítimo de Bolivia sobre bases que consulten recíprocas conveniencias y los derechos e intereses de las partes involucradas, para un mejor entendimiento, solidaridad e integración del hemisferio, exhortando al diálogo de las Partes y dejando abierta la consideración del tema para cualesquiera de los próximos Períodos Ordinarios de Sesiones dela Asamblea General a requerimiento de una de las partes involucradas".

En otras palabras, se dejó abierta la posibilidad de considerar el tema marítimo en cualquier Asamblea General de la OEA. Desde 1990, Bolivia ha optado por presentar ante la Asamblea General de la OEA, informes anuales sobre la cuestión marítima para testimoniar los avances y retrocesos en las negociaciones desarrolladas.

En diversas oportunidades, a los informes que anualmente presenta Bolivia, se han adherido diversos países de la comunidad interamericana. La diferencia reside en que las resoluciones de la OEA para ser aprobadas deben ser votadas, mientras que los informes unilaterales no requieren pasar por un proceso de votación.

2.12.        Propuesta de 1987

En 1987, el Gobierno del Uruguay ofreció su cooperación para que el tema marítimo se negocie en Montevideo.

En este contexto, el Canciller de Bolivia presentó dos memorándums: en el primero se solicitó a Chile ceder a Bolivia una costa marítima propia, soberana útil, unida a su territorio, mediante una franja soberana y útil, y en el segundo memorándum se plantearon tres alternativas de enclaves, en territorios no sujetos al Tratado de 1929: un enclave en Caleta Camarones hasta Pisagua, de Tocopilla hasta Cobija y de Caleta Michilla hasta Mejillones.

Los representantes diplomáticos chilenos recibieron las propuestas bolivianas e informaron que las mismas serían sometidas la consideración de su gobierno. El 9 de junio de 1987 Chile declinó considerar esa petición y ofreció estudiar paliativos a la mediterraneidad boliviana.

2.13.        Cumbre de Monterrey de 2004

En la Cumbre Hemisférica de Monterrey, México, en enero de 2004 el Presidente Carlos Mesa presentó ante la plenaria de dicha Cumbre una invitación al Presidente Lagos y al Gobierno de Chile para buscar conjuntamente una solución definitiva a la demanda marítima boliviana sobre premisas claras y que debían ser efectivas.

Señaló que un diálogo en cualquier escenario, sea el bilateral o uno que auspicie un grupo de países amigos o en una instancia multilateral, debería constituir el ambiente propicio para resolver la cuestión marítima boliviana, solución que permitía vislumbrar en el horizonte beneficios tanto para Chile como para Bolivia y también para toda la región.

La presentación del Presidente Mesa llevó al Presidente chileno Ricardo Lagos a una réplica, efectuada con el libreto tradicional de las argumentaciones de Chile en otros foros internacionales, en sentido de lo mucho que a hecho Chile por Bolivia, según ese Gobierno, con menciones que son tradicionalmente rebatidas en las contrarréplicas y dúplicas que se dan en este tema. No obstante, Monterrey constituye un hito porque es la primera cumbre presidencial en la que los Mandatarios de Bolivia y Chile se enfrentaron directamente y ante la presencia de los otros mandatarios y Jefes de Gobierno de los países del hemisferio occidental, demostrando una vez más que entre Bolivia y Chile existe un contencioso que debe ser resuelto para viabilizar el desarrollo de Bolivia en el contexto de la globalización.

El Presidente Mesa en esta ocasión agradeció además, a nombre del pueblo boliviano al Presidente de Venezuela, Hugo Chávez; al Presidente de Cuba, Fidel Castro; al Presidente de Brasil, Luis lgnacio Lula Da Silva; al Presidente de Uruguay, Jorge Batlle; al ex Presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter; al Secretario General de las Naciones Unidas, Koffi Annan; porque todos ellos a nombre de sus organizaciones, o de sus países, o de sus convicciones, apoyaron a Bolivia.

2.14.        Agenda de los 13 puntos

En el año 2006 se volvió a retomar una agenda con perspectiva de futuro en el cual los Presidentes Bachelet y Morales fijaron una hoja de ruta consistente en una serie de ítems colocados en términos de temas de diálogo. A través de esta estrategia se pretendió alcanzar un plano de entendimiento y desarrollar proyectos beneficiosos para ambos países, aún cuando se evidencia la complejidad de la relación. Se trata de “la agenda de los 13 puntos”, esta agenda ha mostrado avances concretos en diversos aspectos.

La “Agenda de los 13 Puntos” se compone de los siguientes temas:

1) Desarrollo de la Confianza Mutua

2) Integración Fronteriza

3) Libre Tránsito

 4) Integración Física

5) Complementación Económica

6) Tema Marítimo

7) Silala y Recursos Hídricos

8) Instrumentos de Lucha contra la Pobreza

9) Seguridad y Defensa

10) Cooperación para el Control del Tráfico Ilícito de Drogas y de Productos Químicos Esenciales y Precursores

11) Educación, Ciencia y Tecnología

 12) Culturas

 13) Otros temas

Años después esta agenda fue tomada por el gobierno del Presidente Piñera y se ha enfrentado como una política de Estado, siendo esta ratificada por los presidentes de Bolivia y Chle en el Foz de Iguazu.

2.15.        Reivindicación Marítima en la CPE

En la Constitución Política de 2009, se establece el tema de la reivindicación marítima en su art. 267, que textualmente expresa lo siguiente:

Artículo 267. I. El Estado boliviano declara su derecho irrenunciable e imprescriptible sobre el territorio que le dé acceso al océano Pacífico y su espacio marítimo.

II. La solución efectiva al diferendo marítimo a través de medios pacíficos y el ejercicio pleno de la soberanía sobre dicho territorio constituyen objetivos permanentes e irrenunciables del Estado boliviano.

El nomenjuris utilizado para el capítulo IV del Título VIII de la CPE es el de Reivindicación Marítima. En este sentido, es necesario indicar que en el lenguaje jurídico internacional, el concepto de reivindicación se refiere al acto por el cual un Estado exige la restitución de un territorio que le pertenece legítimamente y que se le ha sido privado de forma ilegal.

En términos de soberanía absoluta, reivindicar implicaría que se reviertan, a soberanía boliviana, todos los territorios marítimos despojados tras la Guerra del Pacífico. En términos menos drásticos, el camino de la tendencia reivindicacionista, implica buscar una salida al mar a través de algunos territorios que fueron bolivianos.

El parágrafo primero del Artículo 267 declara el Derecho del pueblo boliviano de reclamar un territorio que corrobore a superar su injusto enclaustramiento. Las características de este territorio no pueden ser deducidas a partir del título del capítulo cuarto, ya que en ningún lugar del artículo se establece que el territorio demandado, debe formar parte del territorio expatriado en 1879.

Al momento de definir las particularidades del territorio al que se hace referencia, la Constitución establece que éste debe asegurar el acceso de Bolivia no sólo al océano Pacífico, sino también a su espacio marítimo, que es el área compuesta por el mar adyacente a las costas continentales y sus islas.

En este sentido, la Constitución especifica que lo que pretende Bolivia, no se limita a la adquisición de una salida al mar, sino que también busca acceder al espacio marítimo que comprende el lecho, subsuelo y espacio aéreo marino de un territorio costero. Los espacios marítimos son de gran interés por que otorgan control al país ribereño que los detente, y la capacidad de acceder, con exclusividad, a los recursos naturales de los fondos marinos.

La demanda marítima se fundamenta en factores económicos, políticos y sociales:

En el campo económico, la demanda es justificada por los altos costos de la mediterraneidad, traducidos en una limitante al desarrollo integral del país.

Económicamente, los pueblos sin acceder al mar están condenados con vivir con el atraso y la pobreza ya que de acuerdo a Jeffrey Sachs, quien realizó un análisis del encierro geográfico, se pierden aproximadamente 4 mil millones de dolores cada diez años

En lo político es la presencia marítima del país en el contexto internacional y el ejercicio irrestricto de nuestro derecho en alta mar de acuerdo a la convención de las naciones unidas sobre derecho del mar. Y en lo social, permite desarrollar una conciencia marítima en el pueblo boliviano.

La declaración del derecho sobre el territorio que le dé acceso al océano Pacífico y su espacio marítimo, se encuentra en consonancia a lo establecido en la Parte X de la Convención de las Naciones Unidas Sobre Derecho del Mar.

En el parágrafo II del Artículo 267 señala que el Estado boliviano, respecto al tema marítimo, tiene dos objetivos que deben estar presentes en el devenir histórico-político y a los cuales no puede renunciar hasta materializarlos, estos son los siguientes:

1)      Solución efectiva a través de medios pacíficos, la vía, establecida por la CPE para dar solución a la mediterraneidad boliviana, es la pacífica.

Dentro del campo de las Relaciones Internacionales, los medios pacifistas o diplomáticos para dar solución a una controversia entre dos o más Estados son: la negociación, la conciliación, la mediación y el arbitraje; el cual encierra la posibilidad de establecer una demanda ante una corte de justicia internacional.

2)      Ejercicio pleno de soberanía sobre el territorio que le dé a Bolivia un acceso al Océano Pacífico y su espacio marítimo, la soberanía implica la capacidad del Estado boliviano de legislar independientemente sobre dicho territorio, establecer las políticas de su preferencia con autonomía y explotar las riquezas, tanto del suelo como del subsuelo de las costas y de los fondos marinos.

2.16.        Últimos esfuerzos

En la 42º Asamblea de la OEA en Cochabamba, el canciller Choquehuanca planteó sin éxito a Chile la renegociación del Tratado de 1904.

Finalmente ante varios intentos fallidos de abrir negociaciones y acuerdos sobre el tema marítimo con Chile, el 24 de abril de 2013 Bolivia oficializó su demanda ante al CIJ de La Haya.


IMPLICANCIAS NEGATIVAS CAUSADAS POR EL ENCLAUSTRAMIENTO DE BOLIVIA

El enclaustramiento marítimo es uno de los problemas históricos de resolución pendiente, ningún Gobierno ni institución estatal boliviana han promovido una investigación científica sobre el impacto económico que tuvo sobre el desarrollo del país la pérdida del Litoral.

En Chile nunca se ha debatido a profundidad que la riqueza que fue boliviana es la que le ha permitido sentar las bases de su desarrollo. No son explicables los avances económicos de Chile sin pensar en el salitre y, especialmente, el cobre. En ese país el cobre es el sustento de la economía. Aún hoy, con la alta diversificación de las exportaciones chilenas, la venta del cobre sigue siendo de un tercio del total (7.300 millones sobre 20.000 millones de dólares).

Las minas de cobre se hallan ubicadas especialmente en la segunda región chilena, antiguo territorio boliviano, donde se encuentran las minas de Chuquicamata (el yacimiento más grande de este mineral en el mundo). Si bien existen muchas empresas mineras privadas que extraen cobre, la empresa estatal aporta al fisco más de mil millones de dólares anuales. Chile se convirtió en el primer exportador mundial y en el segundo productor de cobre después de Estados Unidos. Chile, hasta la fecha, ha exportado más de 20 millones de toneladas de cobre, cifra difícil de ser evaluada con precisión, se establece que, este nivel de exportación es comparado con las reservas de todo el continente asiático, equivalente a cerca de 1.5 millones de toneladas a las que habría que agregar las reservas de toda Europa Occidental, calculadas en 2.3 millones de toneladas y de la ex Unión Soviética que representan alrededor de 16 millones de toneladas.

Basados en esa información disponible es posible establecer que en el último siglo Bolivia perdió o dejó de percibir 300 mil millones de dólares por la exportación del cobre, por los impuestos y utilidades derivados de la explotación de ese mineral, por la magnitud de la inversión extranjera orientada a esos yacimientos y por el elevado coste que ahora le supone en la importación y exportación de productos hacia y desde nuestro país.

"El cobre ha desempeñado un rol principal en la economía chilena durante el siglo XX", según el investigador Patricio Meller. Dicha afirmación no es para menos. Sólo entre 1960 y 2000, las exportaciones totales de cobre del vecino país alcanzaron a superar los 95 mil millones de dólares. Si a eso se agrega un promedio de 6.000 millones año entre 2001 y 2003, y pese a la baja de su cotización en el mercado mundial, se sostiene que las cifras superan los 107 mil millones de dólares. Un 80 por ciento de esa cifra proviene de la actual segunda región de Chile, antiguo territorio boliviano.

Según el Banco Central de Chile, las transferencias de la Gran Minería del Cobre (GMC) al Tesoro General de la Nación entre 1980 y 1999, lo cual incluye impuestos más utilidades, registró un promedio de 1.050 millones de dólares al año, lo que equivale a que en dos décadas la explotación y exportación de ese mineral le generó a la economía de ese país no menos de 20.000 millones de dólares.

Siempre según datos oficiales chilenos, el sector privado del cobre contribuyó a las exportaciones en el período 1994-2000 alrededor de 6.000 millones de dólares, lo cual implica un promedio anual de 1.000 millones de dólares. Haciendo referencia siempre al cobre, la inversión privada en la década de los 90 alcanzó a no menos de 12.500 millones de dólares, equivalente a un dos por ciento del PIB de Chile. La cifra es mucho más alta si se toman en cuenta las décadas precedentes A partir de datos oficiales del Banco Central de Chile, de investigaciones realizadas por estudiosos de la minería del país vecino y de algunas cuantas estimaciones hechas por economistas bolivianos, es posible concluir que Chile se incorporó con fuerza al mercado mundial gracias a los recursos naturales de Bolivia.

2.17.        FUERZAS ARMADAS CHILENAS - FINANCIAMIENTO

El presupuesto militar de Chile para el año 2013, es de US$ 8.842 millones de dólares, representa el 4,3 % del PIB nacional, uno de los más altos de la región. Su financiamiento se realiza como parte del presupuesto regular del Estado y por medio de la ley 13196, conocida como la «Ley reservada del cobre», del 1 de enero de 1958,2 luego del incidente del islote Snipe, durante el segundo gobierno de Carlos Ibáñez del Campo, como un impuesto del 15 % a las utilidades de la gran minería, para asegurar una fuente de financiamiento permanente de las FF.AA. sin depender de los vaivenes de la política.

El alto monto del presupuesto se debe a que, a diferencia de otros países, Chile en su presupuesto considera todos los ítemes: presupuesto operacional y de adquisiciones, también lo que se destina a la salud y pensiones del sector en retiro. Además también se incluye el presupuesto destinado a Carabineros de Chile (policía uniformada) junto a la salud y pensiones de su sector en retiro.

La ley fue modificada durante el Régimen Militar, en 1973 y en 1986, pasando a asegurar el 10% de las ventas brutas al exterior, estableciendo un piso mínimo de US$ 90 000 000. En 1986 se duplicó dicho piso. Dicho no financiamiento en el presupuesto anual fiscal, no puediéndose, hasta 2003, tener conocimiento del modo en el cual se gastaban los fondos provenientes de las ventas del cobre.3

En la actualidad, el gobierno ha presentado un proyecto de ley que busca crear un nuevo sistema de financiamiento para las Fuerzas Armadas, eliminando la «Ley reservada del cobre», sobre la base de un presupuesto plurianual de cuatro años.4

2.18.        COMPETITIVIDAD

Los altos costos de transporte y servicios portuarios afectan negativamente la competitividad de los productos bolivianos en el comercio internacional y dificultan la expansión de su comercio exterior, que se concentra principalmente en el intercambio con los países vecinos. Bolivia tiene dificultad para proyectarse hacia la Cuenca del Pacífico, una de las cuencas de mayor desarrollo económico y comercial del mundo en las últimas décadas.

La mediterraneidad limita la competitividad de la economía boliviana, incidiendo negativamente en la atracción de inversiones extranjeras y en la captación de procesos de transferencias de tecnología.

Estudios realizados por diversos organismos internacionales demuestran el impacto negativo que tienen los sobre costos económicos que pagan los países mediterráneos, principalmente Bolivia, que pierde más de 4.000 millones de dólares aproximadamente cada año. Los estudios del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Conferencia de las Naciones sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), sigla en inglés, realizados en 1994 y 2001, establecen que un alto porcentaje está destinado al pago de servicios de transporte y seguro. Bolivia encima se ve perjudicada por su diversa y difícil geografía.

Entre otras actividades, se pueden mencionar el transporte carretero, el transporte ferroviario, el uso de puertos y el turismo. Los costos de transporte y servicios portuarios exigidos por Chile deben pagarse en moneda dura, lo cual representa un apreciable drenaje de divisas en favor de Chile.

Se estima que Bolivia pierde cerca de un 8% del PIB por enfrentar su falta de acceso al Pacífico, lo cual, en términos generales, significa unos 700 millones de dólares anuales. Eso quiere decir, que en una década se perdieron alrededor de 7.000 millones de dólares y en doce décadas y media, la suma alcanza a cerca de los 100 mil millones de dólares

La mediterraneidad le ha producido a Bolivia una pérdida millonaria y un daño de gran intensidad. Se señala, que de acuerdo al análisis del economista Jeffrey Sachs, los países sin acceso al mar pierden 07 puntos porcentuales en tasas anuales de crecimiento. Aplicando el criterio de Sachs, sólo en 1997, se habrían perdido 593 millones de dólares en el PIB Boliviano, ya que la tasa real de crecimiento del PIB de 4,19 por ciento hubiese llegado a 4,89 por ciento y en los últimos 10 años se habrían perdido más de 4.000 millones de dólares.

La industria Chilena del cobre hasta antes de 1971, año en el cual se produjo la nacionalización de ese mineral en el Gobierno de Allende, representaba el 75 por ciento del total de exportaciones aportaba el 30 por ciento de los ingresos tributarios de ese país. Hoy, con 4.7 millones de toneladas exportadas cada año, que representan el 35 por ciento de la producción mundial de cobre representa un 40 por ciento de las exportaciones; nada amenaza con que vaya a dejar de ser la principal generación de divisas de la economía chilena.

Al carecer de una costa soberana, Bolivia no pudo entrar en contacto con las principales corrientes migratorias del siglo XIX y de principios del siglo XX, que históricamente se concentraron en los bordes de Sudamérica. Un segundo grupo de efectos se traduce en los altos costes de la importación y exportación de productos, la incidencia en el PIB nacional es mucho mayor si se toma en cuenta el impacto que el contrabando que proviene de ese país tiene en la economía boliviana, cuyos cálculos conservadores giran alrededor de los 1.000 millones de dólares al año.

El mejor remunerado en ese país para profesionales, ejecutivos y obreros, es justamente el sector minero, los datos de la investigación, tomados directamente del Banco Central de Chile, se encargan de confirmar que la gran industria del cobre generó en el período 1960-2013 un promedio total de 45.000 fuentes de trabajo. Además las fuentes de trabajo en la mediana y pequeña minería del cobre alcanzaban a unas 6.000 en la década de los 90.

2.19.        RANKING DE PAISES MÁS COMPETITIVOS

El Foro Económico Mundial (WorldEconomicForum) publica el Informe de Competitividad Global. En este informe, se presenta el ranking de los países más competitivos en el que Suiza lidera la clasificación desde el año 2008, después de que Estados Unidos le cediese el liderazgo. Actualmente Estados Unidos ocupa la séptima posición.

El GCI (Índice de Competitividad Global) se basa en 12 pilares que proporcionan una forma de visualizar el panorama de competitividad internacional para países en cualquier etapa de desarrollo. Los pilares son: instituciones, infraestructuras, macroeconomía, salud y educación primaria, educación superior, eficiencia de los bienes de mercado, eficiencia de la labor de mercado, desarrollo del mercado financiero, tecnología, tamaño del mercado, negocios e innovación.

 

 

 

1

Suiza

Suiza

5,7

2

Singapur

Singapur

5,7

3

Finlandia

Finlandia

5,5

4

Suecia

Suecia

5,5

5

Países Bajos

Países Bajos

5,5

6

Alemania

Alemania

5,5

7

Estados Unidos

Estados Unidos

5,5

8

Reino Unido

Reino Unido

5,4

9

Hong Kong

Hong Kong

5,4

10

Japón

Japón

5,4

11

Qatar

Qatar

5,4

12

Dinamarca

Dinamarca

5,3

13

Taiwan

Taiwan

5,3

14

Canadá

Canadá

5,3

15

Noruega

Noruega

5,3

16

Austria

Austria

5,2

17

Bélgica

Bélgica

5,2

18

Arabia Saudí

Arabia Saudí

5,2

19

Corea

Corea

5,1

20

Australia

Australia

5,1

21

Francia

Francia

5,1

22

Luxemburgo

Luxemburgo

5,1

23

Nueva Zelanda

Nueva Zelanda

5,1

24

Emiratos Árabes Unidos

Emiratos Árabes Unidos

5,1

25

Malasia

Malasia

5,1

26

Israel

Israel

5,0

27

Irlanda

Irlanda

4,9

28

Brunéi

Brunéi

4,9

29

China

China

4,8

30

Islandia

Islandia

4,7

31

Puerto Rico

Puerto Rico

4,7

32

Omán

Omán

4,7

33

Chile

Chile

4,6

34

Estonia

Estonia

4,6

35

Bahréin

Bahréin

4,6

36

España

España

4,6

37

Kuwait

Kuwait

4,6

38

Tailandia

Tailandia

4,5

39

República Checa

República Checa

4,5

40

Panamá

Panamá

4,5

41

Polonia

Polonia

4,5

42

Italia

Italia

4,5

43

Turquía

Turquía

4,5

44

Barbados

Barbados

4,4

45

Lituania

Lituania

4,4

46

Azerbaiyán

Azerbaiyán

4,4

47

Malta

Malta

4,4

48

Brasil

Brasil

4,4

49

Portugal

Portugal

4,4

50

Indonesia

Indonesia

4,4

51

Kazajistán

Kazajistán

4,4

 

52

Sudáfrica

Sudáfrica

4,4

53

México

México

4,4

54

Mauricio

Mauricio

4,4

55

Letonia

Letonia

4,3

56

Eslovenia

Eslovenia

4,3

57

Costa Rica

Costa Rica

4,3

58

Chipre

Chipre

4,3

59

India

India

4,3

60

Hungría

Hungría

4,3

61

Perú

Perú

4,3

62

Bulgaria

Bulgaria

4,3

63

Ruanda

Ruanda

4,2

64

Jordania

Jordania

4,2

65

Filipinas

Filipinas

4,2

66

Irán (País)

Irán (País)

4,2

67

Rusia

Rusia

4,2

68

Sri Lanka

Sri Lanka

4,2

69

Colombia

Colombia

4,2

70

Marruecos

Marruecos

4,1

71

Eslovaquia

Eslovaquia

4,1

72

Montenegro

Montenegro

4,1

73

Ucrania

Ucrania

4,1

74

Uruguay

Uruguay

4,1

75

Vietnam

Vietnam

4,1

76

Seychelles

Seychelles

4,1

77

Georgia (Asia)

Georgia (Asia)

4,1

78

Rumanía

Rumanía

4,1

79

Botswana

Botswana

4,1

80

Macedonia

Macedonia

4,0

81

Croacia

Croacia

4,0

82

Armenia

Armenia

4,0

83

Guatemala

Guatemala

4,0

84

Trinidad y Tobago

Trinidad y Tobago

4,0

85

Camboya

Camboya

4,0

86

Ecuador

Ecuador

3,9

87

Moldavia

Moldavia

3,9

88

Bosnia y Herzegovina

Bosnia y Herzegovina

3,9

89

Albania

Albania

3,9

90

Honduras

Honduras

3,9

 

91

Líbano

Líbano

3,9

 

92

Namibia

Namibia

3,9

 

93

Mongolia

Mongolia

3,9

 

94

Argentina

Argentina

3,9

 

95

Serbia

Serbia

3,9

 

96

Grecia

Grecia

3,9

 

97

Jamaica

Jamaica

3,8

 

98

Gambia

Gambia

3,8

 

99

Gabón

Gabón

3,8

 

100

Tayikistán

Tayikistán

3,8

 

101

El Salvador

El Salvador

3,8

 

102

Zambia

Zambia

3,8

 

103

Ghana

Ghana

3,8

 

104

Bolivia

Bolivia

3,8

 

105

República Dominicana

República Dominicana

3,8

 

106

Kenia

Kenia

3,7

 

107

Egipto

Egipto

3,7

 

108

Nicaragua

Nicaragua

3,7

 

109

Guyana

Guyana

3,7

 

110

Argelia

Argelia

3,7

 

111

Liberia

Liberia

3,7

 

112

Camerún

Camerún

3,7

 

113

Libia

Libia

3,7

 

114

Surinam

Surinam

3,7

 

115

Nigeria

Nigeria

3,7

 

116

Paraguay

Paraguay

3,7

 

117

Senegal

Senegal

3,7

 

118

Bangladesh

Bangladesh

3,6

 

119

Benín

Benín

3,6

 

120

Tanzania

Tanzania

3,6

 

121

Etiopía

Etiopía

3,6

 

122

Cabo Verde

Cabo Verde

3,5

 

123

Uganda

Uganda

3,5

 

124

Pakistán

Pakistán

3,5

 

125

Nepal

Nepal

3,5

 

126

Venezuela

Venezuela

3,5

 

127

Kirguistán

Kirguistán

3,4

 

128

Malí

Malí

3,4

 

129

Malawi

Malawi

3,4

 

130

Madagascar

Madagascar

3,4

 

131

Costa de Marfil

Costa de Marfil

3,4

 

132

Zimbabwe

Zimbabwe

3,3

 

133

Burkina Faso

Burkina Faso

3,3

 

134

Mauritania

Mauritania

3,3

 

135

Suazilandia

Suazilandia

3,3

 

136

Timor Oriental

Timor Oriental

3,3

 

137

Lesoto

Lesoto

3,2

 

138

Mozambique

Mozambique

3,2

 

139

Chad

Chad

3,1

 

140

Yemen

Yemen

3,0

 

141

Guinea

Guinea

2,9

 

142

Haití

Haití

2,9

 

143

Sierra Leona

Sierra Leona

2,8

 

144

Burundi

Burundi

2,8

 

 

2.20.        Importaciones

Según análisis realizado por la CNC y manifestado en su momento el sector empresarial privado el PIB per cápita en Bolivia alcanzaría a más de 9.500 dólares anuales con una salida al mar. Actualmente el PIB por habitante en Bolivia alcanza, según datos del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, a 2.232 dólares americanos.

Cada boliviano pierde $us 7.300 al año por el enclaustramiento marítimo

Si hacemos un cálculo de una tasa de interés compuesto del crecimiento del PIB, en este momento tendríamos 7.300 dólares per cápita más de lo que tenemos (2.232); esos 7.300 (por año) es lo que se ha perdido en 134 años.

El PIB per cápita de Chile alcanza a los 14.000 dólares, y nosotros estaríamos muy cerca de ese monto si hubiéramos tenido acceso al mar

Respecto al PIB de Bolivia (de toda la economía boliviana), los empresarios opinaron que éste podía haber alcanzado, con un acceso soberano al mar, a más de 33.800 millones de dólares. Actualmente, el PIB a 2012 alcanza los 26.846 millones.

La mediterraneidad de Bolivia deja un costo económico de aproximadamente 190 millones de dólares anuales al país, según estudios económicos independientes y otros hechos por la Comisión Económica para América Latina de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Según la Comisión Económica para América Latina de Naciones Unidas el costo del enclaustramiento marítimo representa el 0,6 al 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) boliviano, esto en términos monetarios significa aproximadamente 190 millones de dólares. Otros estudios señalan que en la última década Bolivia habría perdido entre 2.000 a 4.000 mil millones de dólares, esto a nivel macro económico.

En el tema comercial la situación no es alentadora, al advertir que desde hace una década, la balanza comercial de Bolivia es “deficitaria” con relación a su vecino Chile. Bolivia compra más a Chile de lo que importa, y ese es precisamente uno de los principales motores para el norte Chileno sobre todo por el comercio informal. La balanza comercial que tiene Bolivia con Chile es deficitaria desde hace más de una década. Bolivia compara más de lo que le vende a Chile. Aproximadamente el déficit comercial que tiene Bolivia en la gestión 2010 alcanza a 221 millones de dólares

Chile es el dueño de casa cuatro de cada diez productos de Bolivia tienen que pasar forzosamente por Chile eso significa que aproximadamente 4.000 millones de dólares de la economía boliviana se tienen que ver forzados a pasar por los puestos de Tambo Quemado, Pisiga y Charaña, con destinos a China, principalmente soya y minerales.

2.21.        Exportaciones

Jeffrey Sachs, analista económico estadounidense, estima que un país “mediterráneo” pierde 0,7 puntos porcentuales en su tasa de crecimiento, a causa de los costos que implica el movimiento de mercaderías, de exportación e importación. Sin embargo, dicho estudio refleja la situación de países que ya tienen bien consolidada su economía, como Suiza; pero, en el caso de Bolivia, la situación es diferente, puesto que es un país que aún está en vías de desarrollo.

Además de las pérdidas en el Producto Interno Bruto hay que considerar todas las riquezas que habían en el lugar como guano, salitre y otros recursos naturales que fueron descubiertos posteriormente por los chilenos” luego de su invasión a Bolivia.

Tomando en cuenta este porcentaje, si en los últimos 10 años el daño económico fue de 4.000 millones de dólares, en los 135 años de enclaustramiento marítimo Bolivia perdió más de 52.000 millones de dólares.

Pese a que el Tratado de 1904, que puso fin a la Guerra del Pacífico, pero no al enclaustramiento, establece el derecho al libre tránsito a favor de Bolivia, los exportadores se quejan de los pagos que deben realizar para pasar por la frontera, incluyendo pagos administrativos, sanitarios, de seguridad y otros.

El servicio de transferencia de contenedores en tránsito, conocidos como “gate in” y “gateouttack”, el pago por la devolución de contenedores vacíos, y desde el puerto hasta los depósitos navieros, entre otros, incrementan el costo del transporte de mercadería.

Expertos en la materia, consultados sobre el valor de los costos si el puerto de exportación e importación estuviesen en manos bolivianas, sobre todo por el costo de la mano de obra, respondieron que “el precio podría ser igual, pero éste beneficiaría a los bolivianos”.

Desde el primero de marzo de 2003, cuando se cambió la administración en el puerto de Arica, la mercadería de exportación boliviana subió en un 26 por ciento, por el porteo de minerales a granel. Además, existe doble manipulación de la carga, desde el centro de acopio, cerca de la ciudad de Antofagasta, hasta el puerto. Este incremento ocasionó que varias empresas decidieran dejar de exportar minerales, pese al favorable precio internacional de los minerales.

Entre los perjuicios materiales relacionados con el enclaustramiento marítimo, no se puede dejar de citar que durante la Guerra del Chaco, las autoridades chilenas impidieron el tránsito de carga destinada a Bolivia, en evidente infracción al Tratado de 1904 y a la Convención de Tráfico Comercial, del 6 de agosto de 1912.

Después de la nacionalización de las minas, del 31 de octubre de 1952, autoridades chilenas inmovilizaron los embarques de minerales del país a los mercados internacionales, en clara violación a las normas vigentes. En este contexto, los perjuicios a la exportación e importación de mercadería al país.

Desde 1970, Bolivia perdió aproximadamente $us 30 mil millones debido a su enclaustramiento marítimo, anualmente, según estudios realizados por la Corporación Andina de Fomento (CAF), los países (sin acceso al mar) pierden entre 2% a 3% del total de su Producto Interno Bruto (PIB), por el aspecto de sus exportaciones.

La administración de estos puertos fue privatizada por Chile, y el concesionario privado periódicamente modifica las tarifas portuarias, lo que implica un perjuicio cada vez mayor para las empresas bolivianas.

2.22.        Puerto peruano, salida alternativa para las exportaciones de Bolivia

Bolivia puede usar el puerto de Ilo, para exportar los productos nacionales y presionar, de esa manera, a Chile.

El acuerdo firmado entre Perú y Bolivia otorga al país una franja territorial en el puerto de Ilo para la creación de una Zona Franca Industrial y Económica Especial (Zofie) y una Zona Franca Turística (MarBolivia) por un lapso de 99 años.

El pacto también permite a Bolivia tener un anexo de la Escuela Naval Militar de Bolivia en el puerto peruano, así como exportar productos bolivianos por ese puerto a otros países, especialmente a los asiáticos.

Incluso, de esta manera, podemos presionar a Chile para conversar sobre el mar, porque la mayoría de las exportaciones que pasan por Arica son las bolivianas; ¿y de que vive Iquique? De su zona franca, y la mayoría de las exportaciones son de Bolivia.

2.23.        ESTADOS SIN LITORAL

Se denomina Estado sin litoral (o también país mediterráneo en Hispanoamérica) a un país rodeado de tierra o que carece de salida al mar o al océano. A principios de 2013 en el mundo había 44 países que pueden ser considerados como tales.

Lista de países sin salida al mar:

1.         Afganistán

2.         Andorra

3.         Armenia

4.         Austria

5.         Azerbaiyán

6.         Bielorrusia

7.         Bután

8.         Bolivia

9.         Botsuana

10.       Burkina Faso

11.       Burundi

12.       República Centroafricana

13.       Chad

14.       República Checa

15.       Ciudad del Vaticano

16.       Eslovaquia

17.       Etiopía

18.       Hungría

19.       Kazajistán

20.       Kirguistán

21.       Laos

22.       Lesoto

23.       Liechtenstein

24.       Luxemburgo

25.       República de Macedonia

26.       Malaui

27.       Malí

28.       Moldavia

29.       Mongolia

30.       Nepal

31.       Níger

32.       Paraguay

33.       Ruanda

34.       San Marino

35.       Serbia

36.       Suazilandia

37.       Sudán del Sur

38.       Suiza

39.       Tayikistán

40.       Turkmenistán

41.       Uganda

42.       Uzbekistán

43.       Zambia

44.       Zimbabue

3.      ALTERNATIVAS PARA LOGRAR UNA SOLUCION

El Derecho Internacional Público que se define como sistema normativo y jurisdiccional que regula las relaciones económicas, políticas y jurídicas entre los estados y las naciones civilizadas, ha tenido un desarrollo impresionante después de la primera y segunda guerras mundiales. Antes de la creación de las Naciones Unidas las relaciones entre los estados estaban marcadas por relaciones bilaterales de ocupaciones y actos de colonización débilmente regulados por tratados bilaterales y por algunas acciones de arbitraje para resolver las diferencias entre los estados. En este contexto no existían normas aceptadas por los estados que establezcan los derechos y las obligaciones fundamentales en la comunidad internacional de estados. Simplemente no existía un sistema internacional de derecho internacional público.

Junto y coetáneamente a la creación de la comunidad de estados de las Naciones Unidas se han sancionado una gran cantidad de normas que han establecido derechos y obligaciones para todos los estados y que han sido suscritos y ratificados por la gran mayoría de las organizaciones estatales existentes en el mundo.   Bolivia y Chile, como naciones y estados civilizados, han suscrito y ratificado casi en la totalidad de los tratados normativos de la comunidad internacional sancionados desde las Naciones Unidas y de otros Organismos  de Estados Americanos

Existen muchos instrumentos internacionales que amparan los derechos de Bolivia. Entre ellos están la Carta de la ONU, la carta de la OEA y varios tratados internacionales. Por otro lado las Naciones Unidas han regulado sobre la validez y el cumplimiento de los tratados internacionales en la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados. Bolivia y Chile son parte de esta normativa internacional sobre los tratados y nuestro país debe utilizarlo en todo el razonamiento jurídico y las fundamentaciones ante la Corte Internacional de Justicia.

La Carta de las Naciones Unidas en su artículo segundo y párrafo tercero obliga a las naciones a arreglar las "controversias internacionales por medios pacíficos". Este mismo artículo en su párrafo cuarto manda que las naciones "se abstendrán de recurrir a la amenaza y al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier estado". El capítulo VI de la Carta de las Naciones Unidas establece todo un régimen jurídico sobre Arreglo Pacífico de Controversias. En el artículo 33 y párrafo primero obliga a las naciones que "Las partes en una controversia cuya continuación sea susceptible de poner en peligro el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales tratarán de buscarle solución, ante todo, mediante la negociación, la investigación, la mediación, la conciliación, el arbitraje, el arreglo judicial, el recurso a organismos o acuerdos regionales u otros medios pacíficos de su elección".

En el orden de las jerarquías institucionales y jurisdiccionales, la OEA es un organismo regional de la ONU. Reiteramos que la vía de la solución política en los foros de estas organizaciones está cerrada por las constantes negativas de Chile. Existen dos tipos de organismos jurisdiccionales establecidos primero por la Carta de la ONU y el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia que Establece la jurisdicción de la CU. El otro organismo ha sido creado por la Carta de la OEA y por el Pacto de Bogotá. Por respeto a los estados americanos y a sus tratados constitutivos Bolivia debe primero someter su controversia con Chile ante los organismos jurisdiccionales establecidos por la OEA en el Pacto de Bogotá.

 Por lo tanto debe plantear una estrategia jurídica, la misma  implica un plan general de acciones del demandante que contempla la elección de los organismos jurisdiccionales, la determinación y la  elaboración de un cronograma de varios actos jurídicos, la conformación de equipos de trabajo, la redacción de los memoriales, el establecimiento de las pruebas y la disposición de un presupuesto entre otros elementos.

Ø  Como procedimientos pacíficos regionales el Pacto de Bogotá establece :

Procedimiento de Buenos Oficios y Mediación

El procedimiento de los buenos oficios puede ser llevado a cabo por gobiernos americanos o por ciudadanos eminentes. En caso de no llegar a una solución de la controversia los estados parte pueden cerrar este procedimiento e iniciar otro.

Procedimiento de Investigación y Conciliación

En este caso una de las partes pide al Consejo de la OEA que se convoque a la Comisión de Investigación y Conciliación. Dentro de este procedimiento la Unión Panamericana tiene la obligación de formar un equipo permanente de conciliadores americanos. La comisión termina su trabajo a los seis meses con recomendaciones para que las partes concilien sus intereses. Si no hay acuerdo sobre la controversia se desecha este procedimiento.

Arbitraje (Corte Permanente de Arbitraje)

En La Haya hay dos jurisdicciones: la Corte Internacional de Justicia y la Corte Permanente de Arbitraje. Bolivia puede recurrir a una de esas dos instancias para presentar la demanda.

En el caso que Bolivia respalde su demanda en el protocolo de 1907, estaría optando por el tribunal de arbitraje, donde el proceso tiene cuatro etapas y el tema se resolvería, en el mejor de los casos, en tres años.Esto, sin contar con el tiempo que dure la preparación de la proposición acusatoria a cargo de la Dirección de Reivindicación Marítima, que hará llegar el documento final ante La Haya.

El protocolo de 1907 señala que cualquier diferencia que se desprenda de la interpretación o ejecución del Tratado de 1904, firmado entre Bolivia y Chile, podrá dirimirse por vía arbitral ante el tribunal de arbitraje de La Haya.

“Ese protocolo obligaría a Chile a aceptar la jurisdicción de la corte de arbitraje. El pacto de Bogotá también refiere el procedimiento de arbitraje y dice que las partes tendrán la facultad de ir al arbitraje si se ponen de acuerdo para resolver diferencias que surjan de tratados que las partes hubiesen suscrito”, señaló.

Una vez definida la jurisdicción se comunica a Chile para que ambas partes designen a sus dos árbitros, pero en ese proceso el país demandado puede presentar argumentos técnicos para rechazar el arbitraje.

Al definirse la competencia, el ente arbitral deberá conformar un tribunal, dos elegidos por Chile y dos por Bolivia; entre los cuatro eligen un quinto que será imparcial, el árbitro dirimidor.

En la tercera etapa se presenta la demanda oficialmente y se pone en conocimiento de Chile; el proceso sigue y las partes presentan pruebas y alegatos, si las partes no ponen obstáculos, el proceso dura unos tres años, caso contrario se prolonga más.

Por último, el tribunal arbitral dictará el laudo (sentencia o fallo) arbitral.

Si esa instancia se declara incompetente de conocer el caso antes de todo este proceso, Bolivia puede recurrir a la Corte Internacional de Justicia, cuya jurisdicción se abre a través del pacto de Bogotá, que fue ratificado por nuestro país recientemente por la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Entonces se debe analizar si es más conveniente ir al arbitraje o al órgano judicial; ninguna es instancia de apelación de la otra. En ambos casos, las sentencias tienen calidad de cosa juzgada y tienen fuerza ejecutiva. En esos tribunales ya no hay otra opción.

Si los procedimientos de los buenos oficios y la mediación, de la investigación y Conciliación, del arbitraje no resolvieran la controversia, las partes podrán recurrir según el Pacto de Bogotá a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia. Según la Carta de la OEA no es imprescindible utilizar los procedimientos establecidos por el Pacto de Bogotá pudiendo una de las partes utilizar directamente la jurisdicción de la CIJ.

3.1.            Demanda Internacional  (Corte Internacional de Justicia)

En esta nueva estrategia deberían participar todas las personas, las instituciones, los partidos y el Pueblo Boliviano como el soberano y titular del mar arrebatado. Las líneas fundamentales y generales de esta nueva política deben ser establecidas por el Pueblo Soberano de Bolivia mediante un referéndum nacional vinculante para todos los partidos y gobiernos que administren los intereses nacionales y la demanda de reivindicación marítima. El Pueblo Boliviano debe aprobar una línea de acción redactada en una selección de opciones donde se establezcan los argumentos jurídicos dentro del Derecho Internacional Público y la Constitución Política del Estado como primera etapa. Dentro de esta etapa debería trabajarse la formación de la conciencia marítima de todos los bolivianos.

En la actual situación jurídica, a fines del año 2012 y principios del 2013, no existe una controversia jurídica sobre el mar entre Chile y Bolivia porque el Tratado de Paz de 1904 aparece como un tratado que ha resuelto definitivamente los problemas y las pretensiones de Bolivia lo que es completamente falso. El tratado de 1904 es un dogal impuesto con dolo y coerción en el cuello de Bolivia. La república del Perú ha tardado treinta años para controversializar un desacuerdo sobre un territorio marítimo en alta mar con Chile y ha logrado radicar su demanda ante la Corte Internacional de Justicia. En base a los hechos de la Guerra del Pacífico y la gran cantidad de tratados firmados entre Chile y Bolivia sobre el problema marítimo, la Asamblea Legislativa Plurinacional, la Corte Suprema, el Tribunal Constitucional y la Cancillería Boliviana deben abordar el trabajo de fundamentación y controversíalización de la reivindicación del Litoral Boliviano en una serie de actos político, legislativos, de interpretación y de intercambio de correspondencia diplomática con Chile, El proceso de controversíalización es fundamental para que la demanda sea aceptada en la Corte Internacional de Justicia y corresponde a la segunda etapa, Sin la realización de las tareas de la segunda etapa, o sea en las condiciones actuales, es probable que la demanda boliviana no sea admitida en la CU porque Chile podría alegar, corno lo hace ahora, que el Tratado de Paz de 1904 ha resuelto todos los problemas con Bolivia y que no hay conflicto ni discrepancia jurídica con Bolivia.

La tercera etapa corresponderá a la tramitación de la demanda misma dentro de la que se debe establecer la conformación de un equipo de expertos nacionales y extranjeros para tramitar la demanda ante la CIJ. En esta etapa deben presentarse una solicitud y luego una memoria. En esta tercera etapa, después de la admisión de la memoria están establecidas la fase escrita y la fase oral del procedimiento ante la CIJ, En la fase escrita los demandantes deben presentar una memoria en inglés y francés como planteamiento central de la demanda, La CIJ comunica a los demandados y luego otorga el derecho a una réplica al demandante y una duplica al demandado con lo que se cierra la fase escrita. Luego se inicia la fase oral o de las public hearings o audiencias públicas hasta agotar el debate. Luego los quince magistrados de la CIJ se retiran a deliberar para emitir su sentencia o fallo. En promedio las demandas ante la CIJ duran unos cinco años.

3.2.            Vía Diplomática (Posibilidad de Negociaciones con Perú)

La estrategia crucial, con un eventual fallo de La Haya a favor de la demanda boliviana o sin juicio en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para conducir la apertura marítima a Bolivia, es por “excelencia la negociación diplomática”.

Esta tesis se Justifica en la medida en que Bolivia exige a la CIJ falle a su favor para que Chile se siente a negociar de manera seria y en el menor tiempo posible, una solución pacífica a la exigencia marítima boliviana.

Pero al mismo tiempo advierte que una decisión de La Haya en contra del país puede ser “muy delicado” y postergar la negociación bilateral por décadas como sucedió con el fallo de la Sociedad de Naciones en 1921 que rechazó considerar la revisión del Tratado de Paz y Amistad de 1904, resultado que postergó Chile tratar el tema por 30 años.

En consecuencia,  con o sin demanda el camino de la solución pacífica es la negociación diplomática con Chile e incluso con Perú porque la alternativa de la que más se habla como viable es el norte de Arica. Los chilenos han ratificado su política de Estado de no partir su continuidad territorial, además que los peruanos han ofrecido al país, en el denominado “charañazo”, una salida por esa región.

Otras.-

3.3.            Otras

Los bolivianos debemos también tener una visión estratégica de largo plazo sobre la usurpación marítima a Bolivia. Los bolivianos al perder el Litoral Boliviano hemos perdido la Cuenca Marítima del Pacífico compuesta por un territorio continental y por un territorio marítimo con riquísimos recursos naturales renovables y no renovables en el mar y en el territorio continental. La nación y el pueblo bolivianos hemos sufrido un delito de lesa humanidad cuando Chile en una guerra de agresión nos ha mutilado de nuestra Cuenca Marítima del Pacífico. La recuperación del Litoral Boliviano es un asunto de derechos humanos y un asunto de derecho internacional público para el Pueblo Boliviano. En este sentido vale la pena diseñar las posibilidades reales de una estrategia de retorno al mar. El primer componente de esta estrategia es la demanda de marítima, Si el resultado de la demanda ante la CU fuera negativo Bolivia debería diseñar un plan de comunicaciones marítimas y pluviales por la Cuenca del Plata, por el Amazonas y por la Cuenca Marítima del Pacífico conjuntamente con el Perú en este último caso. Como segundo escenario Si el resultado de la demanda es negativo, el Pueblo Boliviano debe decidir por referéndum si acepta una política de resignación definitiva para recuperar el Litoral. Si las actuales relaciones de poderío militar con Chile se mantienen Bolivia deberá aplazar por mucho tiempo sus pretensiones de recuperar el mar por medio de la guerra que debe ser la tercera y final opción.

3.4.            Brasil sugiere como solución intercambio de recursos entre Bolivia y Chile

El asesor en política exterior de la presidenta del Brasil, Dilma Rousseff, Marco Aurelio García, reconoció que entre Bolivia y Chile existe un conflicto marítimo. Como una posible solución al diferendo, el experto sugirió un intercambio de recursos.

“Bolivia y Chile deben construir una alianza duradera. Tienen intereses distintos, pero complementarios. Uno necesita y no tiene el mar. Otro, no tiene energía. Con inteligencia, paciencia, discreción y, sobre todo, visión estratégica es posible llegar a un acuerdo. Por tanto, hay que mirar menos al pasado y más al futuro”, reconoció el experto en política internacional.

En ese contexto, Aurelio García impulsó la idea de reencauzar el diálogo entre Bolivia y Chile. “Los problemas de fronteras pueden resolverse por la vía diplomática y su solución beneficiará a toda Sudamérica”.


 

4.      ORGANISMOS QUE RESPALDAN LA DEMANDA BOLIVIANA

En cuanto al conflicto marítimo suscitado entre Bolivia y Chile se debe tener encuenta   que no solo existen diversas resoluciones que ha emitido la OEA sobre el tema para poder lograr que el conflicto se resuelva de una forma pacífica, incluso señalando dentro de una de ellas que este tema es de importancia hemisférica.

Si bien los organismos internacionales pueden coadyuvar a que los tratados se cumplan, en este caso existe el Pacto de Bogotá que faculta a la Corte Interamericana de Justicia para poder resolver el tema objeto de estudio, cabe mencionar que nuestro país si ha determinado ciertas reservas en varios artículos.

4.1.            Pacto de Bogotá

Antes de realizar un análisis de la normativa que regula los conflictos marítimos, debemos tener en cuenta que muy a parte de la carta de las Naciones Unidas el 30 de abrí de 1948 la mayoría de los países de América, en los que se encuentra Bolivia, reunidos en la IX Conferencia Panamericana celebrada en la ciudad de Bogotá se firmó el Pacto de Bogotátambién conocido como el Tratado Americano de Soluciones Pacíficas, el objetivo del documento es imponer una obligación general a los signatarios para resolver sus conflictos por medios pacíficos, debiendo agotar los mecanismos regionales de solución antes de acudir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Los medios de solución pacifica contempla entre los mecanismos de solución de conflictos: los buenos oficios, mediación, investigación y conciliación, arbitraje y procedimiento judicial, este es uno de los documentos que confieren la jurisdicción a la Corte Internacional de Justicia de la Haya, tribunal al que Bolivia acudió para presentar la demanda marítima en el marco del tratado de 1904.

Este tratado entra en vigencia el 6 de mayo de 1949 y se registra en la Organización de las Naciones Unidas siete días más tarde, Brasil, Colombia, Costa Rica, Haití, Honduras, México, Panamá, República Dominicana y Uruguay ratificaron el documento son reservas, Bolivia, Chile, Ecuador, Nicaragua, Paraguay y Perú lo ratificaron con reservas, los países que no han ratificado el tratado son Argentina, Cuba, Estados Unidos, Guatemala y Venezuela pero El Salvador lo denuncio. Colombia denuncio el tratado el 28 de noviembre de 2012 tras que el fallo entre el litigio que se suscitado entre Colombia y Nicaragua.

4.2.            La OEA

Desde 1979 año en el que se llevó a cabo la novena Asamblea General de la OEA, se aprobó una resolución que manifiesta de interés una solución que busque el acceso soberano de Bolivia al océano Pacífico y hasta el año 1989 se han emitido una cantidad aproximada de once resoluciones en cuanto al tema marítimo boliviano. El año 1980, 1981 y 1983 Chile dio su apoyo a las resoluciones de la OEA sobre la cuestión marítima, siendo que en la resolución emitida en 1980, se exhortó a ambos Estados que a través de las vías correspondientes, inicien un diálogo que permita la solución más satisfactoria sobre este tema. Es en 1981 donde también se exhortó a los Estados involucrados a que “a través de las vías correspondientes, inicien un diálogo que permita la solución más satisfactoria del problema marítimo boliviano.

Finalmente, en 1983 la OEA exhortó a Bolivia y Chile a que se inicie un proceso de acercamiento y reforzamiento entre ambos países, incluyendo un canal por el que Bolivia pueda obtener una salida soberana al océano Pacífico sobre los derechos e intereses de las partes involucradas”.

De todas estas resoluciones emitidas por este organismo internacional, la más histórica e importante en el marco multilateral, es la 426 emitida en 1979, en la que señala que la cuestión marítima es un asunto de interés hemisférico permanente y que es necesario encontrar una solución justa y equitativa que proporcione a Bolivia un acceso soberano y útil al océano Pacífico, señalando que la cuestión marítima no es un problema que únicamente afecte a Bolivia y Chile, siendo que recomienda iniciar negociaciones para dar a Bolivia una conexión libre y soberana con el océano Pacífico.

A casi 33 años de haber sido emitida esta norma y ratificada en 1989, todavía Chile no ha dado una respuesta que permita al país contar con un acceso soberano al Pacífico. En las asambleas de los últimos años el canciller de Bolivia, David Choquehuanca ha manifestado que Chile ha incumplido la resolución, sin embargo estos reclamos no han tenido ninguna respuesta porque el diálogo aún está pendiente.

Desde la aprobación de la resolución 426, el tema marítimo ha estado siempre en la agenda de las asambleas generales de la OEA porque Bolivia así lo solicita cada año en la elaboración de la agenda que se realiza en Washington. El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, en enero de 2012, indicó que el conflicto marítimo pendiente está en la agenda de la OEA "desde siempre" hasta que "haya otra resolución que cambie, modifique, amplíe o restrinja esa decisión".

4.3.            Corte Internacional de Justicia de la Haya

La Corte Internacional de Justicia, es la sucesora de la “Corte Permanente de Justicia Internacional” creada en 1922, coincidente con el Pacto de la Sociedad de las Naciones vigente hasta la Segunda Guerra Mundial. Esta organización internacional, históricamente fue el primer Tribunal2 encargado de solucionar las controversias por la vía pacífica. Sin embargo, su jurisdicción era reconocida en el momento en que las partes involucradas en una discusión decidían voluntariamente someterse a dicha magistratura. Aun así, un Estado podía declarar de antemano su reconocimiento previendo futuras disputas. Esta fórmula desde el punto de vista unilateral, inducía la comparecencia del otro Estado ante la corte.

La composición de esta institución evolucionó favorablemente, al incorporar magistrados representantes de los principales sistemas jurídicos del mundo, gobernado bajo las condiciones de su propio Estatuto; y, con las facultades para responder consultas respecto de todo tema jurídico presentado por el Consejo o la Asamblea de la Sociedad de las Naciones, órganos que elegían a sus miembros. En la Conferencia de San Francisco en 1945 –que dicho de paso promulgó la Organización de Naciones Unidas–, se discutió la posibilidad de mantener la Corte Permanente modificando sus estatutos, o bien, crear otras instancias judiciales diferentes. En definitiva, la postura general privilegió el establecimiento de una nueva corte, pero manteniendo la continuidad con la antigua. Vale decir, fue reorganizada o modificada la anterior. En consecuencia, en octubre de 1945 la Corte Permanente de Justicia Internacional transfirió todos sus archivos al nuevo tribunal y el 31 de enero de 1946 renunciaron los magistrados. Acto seguido, el 5 de febrero del mismo año la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas conformó la nueva entidad seleccionando a sus integrantes.

La Corte Permanente se disolvió oficialmente dos meses después. Empero su legado quedó plasmado en el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia actual, siendo muy similar al de su antecesora(lo dice expresamente el Artículo 92 de la Carta de Naciones Unidas).3 Además, se transfirieron las aceptaciones de jurisdicción según lo dispone el Artículo 36 numeral 5 del Estatuto.

4.3.1.      Organización

Este tribunal internacional es el principal órgano judicial de la Organización de Naciones Unidas. Celebró su audiencia inaugural el 18 de abril de 1946, y su primer presidente fue José Gustavo Guerrero, magistrado de El Salvador. El estatuto que rige su funcionamiento es parte de la Carta de Naciones Unidas, 5 así como su reglamento propio. Todos los Estados integrantes de la ONU son partes de dicho estatuto; adicionalmente un Estado no miembro puede llegar a ser parte de este, previa aceptación expresa de sus reglas, al compromiso de cumplimiento de las decisiones de la corte, y contribuir a solventar sus gastos.

4.3.2.      Integrantes

La integran quince magistrados designados por la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas cuyo período es de nueve años según el procedimiento establecido en el estatuto. En la corte no puede incluirse más de un nacional de un mismo Estado. La renovación se produce cada tres años, considerando la tercera parte de sus magistrados, existiendo la posibilidad de reelección. Al respecto, es muy posible que en el transcurso del proceso entre Perú-Chile, una parte de los que actualmente están conociendo el problema hayan sido reemplazados.

El carácter independiente de los magistrados en el ejercicio de sus tareas, significa la no representación de sus respectivos gobiernos.6 Gozan de privilegios e inmunidades diplomáticas y deben reunir las condiciones requeridas para el ejercicio de las más altas funciones judiciales en sus respectivos países, o ser jurisconsultos de reconocida competencia en materia de derecho internacional. Asimismo, la composición de la corte debe reflejar las grandes civilizaciones y los principales sistemas jurídicos del mundo.

Si entre los integrantes de la corte no existe ningún magistrado de la nacionalidad de las partes que se encuentran en un litigio, cada una de estas puede designar un juez que la integre, sea nacional o no (Artículo 31 del Estatuto y 35 de su Reglamento).7 Dicho precepto se destaca, ya que su aplicación fue anunciada en el texto de la demanda peruana nominando posteriormente al profesor francés Gilbert Guillaume como su juez ad hoc. Chile designó como su representante al profesor de derecho internacional de la Universidad de Chile, Francisco Orrego Vicuña. Ambos ya han sido aceptados por el tribunal.

4.3.3.      Jurisdicción y competencia

Conforme lo indica el estatuto, solo los Estados pueden ser parte en casos ante la corte, 8 excluyéndose de litigar las personas naturales, jurídicas u organizaciones internacionales.

El tribunal desempeña una doble misión: el arreglo de las controversias presentadas por los Estados, y la emisión de opiniones consultivas conforme al derecho internacional.9 Según este planteamiento, de acuerdo con la clasificación que efectúa el profesor Uldaricio Figueroa, la jurisdicción de la corte es de tipo contenciosa (tiene el poder para pronunciar una decisión obligatoria sobre un caso) o bien consultiva.

Dentro de la primera encontramos la jurisdicción contenciosa voluntaria, la que abarca las controversias que las partes le sometan de común acuerdo y todos los asuntos incorporados en la carta de la ONU o en tratados registrados en la Secretaría de Naciones Unidas. Existe también la jurisdicción contenciosa obligatoria, que deviene de tratados o acuerdos internacionales (bilaterales o multilaterales) que provee a la corte de jurisdicción para resolver litigios. Finalmente, tiene una jurisdicción contenciosa facultativa establecida en el Artículo 36 numeral 2 de su estatuto. Sobre el particular, Perú al momento de interponer su demanda ante el tribunal y justificar la competencia de esta entidad, la fundamentó en el Tratado Americano sobre Solución Pacífica de Controversias (conocido como Pacto de Bogotá), el que en su Artículo 31 señala que las partes reconocen respecto de cualquier otro Estado americano la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia.

La segunda misión es emitir opiniones consultivas. Estas tratan cuestiones jurídicas sometidas por la Asamblea General o el Consejo de Seguridad u otras entidades de Naciones Unidas debidamente autorizadas. Si bien este tipo de informes no son obligatorios, constituyen dictámenes sobre derecho internacional y por lo general han sido aceptados.

4.4.            Corte Permanente de Arbitraje

Si se tiene en cuenta lo dispuesto por el protocolo de 1907 también se faculta a Bolivia para acudir ante esta instancia, es por ello que en la presentación de la demanda el país estableció una reserva.

Tal como señala el protocolo esta instancia es competente para conocer los casos de arbitraje salvo que las partes acuerden ir a una jurisdicción especial, cuestión que no se ha presentado en el presente caso.

5.      DEMANDA CONCERNIENTE A LA DELIMITACIÓN MARÍTIMA ENTRE PERÚ Y CHILE ANTE LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA. POSICIÓN DE BOLIVIA RESPECTO DEL FALLO.

5.1.            Antecedentes de la demanda

El caso concerniente a la delimitación marítima entre la República del Perú y la República de Chile es un conflicto que deviene de la Guerra del Pacífico, en la que fueron actores Chile contra Bolivia y su aliado Perú.

Posterior a la pérdida de Bolivia y Perú en la guerra, se suscitó una nueva división territorial en la que Chile ganó territorio a costa de Bolivia y Perú, países que se vieron seriamente afectados. El caso de Bolivia lo conocemos todos: perdimos toda la costa que da al Pacífico, quedando como país enclaustrado, sin acceso al mar.

En el caso peruano, cedió a Chile, a perpetuidad, el territorio de Tarapacá (Tratado de Ancón de 1883) y posteriormente se adjudicó Tacna al Perú y Arica a Chile (Tratado de Lima de 1929), fijando definitivamente la frontera terrestre entre ambos países. Sin embargo, ninguno de los Tratados internacionales fijó la frontera marítima.

El año 1947, los presidentes Chile y de Perú emiten una declaración presidencial y un Decreto Supremo respectivamente, disponiendo ambos más o menos bajo los mismos términos sobre la jurisdicción marítima. Ambos expresan que pertenece a la soberanía de su país los mares adyacentes a las costas del territorio nacional y el zócalo continental adyacente a las costas continentales e insulares y una paralela matemática proyectada en el mar a doscientas millas marinas de distancias de las costas continentales.

A través de los años, Perú y Chile no solucionaron de manera definitiva el tema del límite marítimo entre ambos. En 1952 Perú, Chile y Ecuador decidieron reunirse y evitar conjuntamente la depredación de sus recursos marinos y como consecuencia se suscribió en Chile la Declaración de Santiago, conocida entonces como la conferencia ballenera. La Declaración proclama que a cada uno de los tres Estados signatarios le corresponde soberanía y jurisdicción exclusiva sobre el área marítima adyacente a sus respectivas costas hasta una distancia mínima de 200 millas marinas.

En 1954 en Lima, ambos países evaluaron temas pesqueros y las incursiones de flotas. Por tanto, se suscribió el Convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima, cuyo objeto es evitar sanciones a las “embarcaciones de poco porte tripuladas por gente de mar con escasos conocimientos de náutica o que carecen de los instrumentos necesarios para determinar con exactitud su posición en alta mar” y así también evitar el ingreso de naves extranjeras. Este documento ayudó a los pescadores en sus tareas cotidianas.

Posteriormente, y en reiteradas ocasiones, Perú intentó lograr un acuerdo con Chile para establecer el límite marítimo. Sin embargo, el país sureño respondió que la delimitación había sido declarada en los acuerdos pesqueros de 1952 y 1954.

Los primeros pasos claros en el camino de la demanda peruana ante La Haya se dieron el 19 de julio de 2004, cuando el entonces Canciller del Perú, Manuel Rodríguez Cuadros, solicita de manera formal, a través de una nota diplomática dirigida a la entonces Canciller de Chile, Soledad Alvear, el inicio de negociaciones entre el Perú y Chile para delimitar la frontera marítima. Se señaló en la nota que “(…)hasta la fecha el Perú y Chile no han celebrado, de conformidad con las reglas del Derecho Internacional un tratado de delimitación marítima(…), y que "no existe límite marítimo entre los dos países", añadiendo que "Estas consideraciones (…) me llevan a proponer formalmente a Vuestra Excelencia el inicio, a la brevedad posible, de negociaciones bilaterales para resolver esta controversia (…)"

El 11 de septiembre del mismo año, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile comunica al Perú que no realizará negociaciones sobre este diferendo, al entender que el límite marítimo ha sido establecido en el paralelo 18°21’03”, mediante acuerdos suscritos anteriormente, en referencia a los tratados pesqueros de 1952 y 1954.

Ante la negativa de Chile a tratar el tema, el Gobierno peruano comunicó que “se ha agotado la posibilidad de la búsqueda de una solución a través de negociaciones directa”. En julio del 2007, el entonces presidente Alan García comunica a Chile que recurrirá al plano jurídico internacional para solucionar esta controversia marítima, al no encontrar predisposición e ese país para negociar por la vía diplomática un Tratado que establezca formalmente la frontera marítima.

Tras designar a Allan Wagner como agente del Estado en La Haya, el 16 de enero del 2008, el Perú presentó la demanda de Delimitación Marítima con la República de Chile ante la Corte Internacional de Justicia.

5.2.            Corte Internacional de Justicia

La Corte Internacional de Justicia (conocida comúnmente como Corte de La Haya) es el principal órgano judicial de la Organización de Naciones Unidas. Celebró su audiencia inaugural el 18 de abril de 1946, y su primer presidente fue José Gustavo Guerrero, magistrado de El Salvador. Su sede se encuentra en el Palacio de la Paz, en La Haya, Países Bajos. Solamente los Estados pueden ser parte en los asuntos contenciosos planteados a la Corte Internacional de Justicia.

Pueden recurrir a la Corte, en materia contenciosa, todos los Estados que sean parte en su Estatuto, lo que incluye automáticamente a todos los Miembros de las Naciones Unidas. Adicionalmente, un Estado no miembro puede ser parte de la Corte, previa aceptación expresa de sus reglas, al compromiso de cumplimiento de las decisiones de la corte, contribuir a solventar sus gastos y en las condiciones que en cada caso determine la Asamblea General, por recomendación del Consejo de Seguridad. Nauru es el único Estado no Miembro que es parte en el Estatuto.

Un proceso contencioso en la Corte de La Haya se inicia cuando un Estado presenta la demanda ya sea mediante notificación del compromiso o a través de una solicitud escrita dirigida al secretario. En ambos casos se indicará el objeto de la controversia y las partes. El secretario comunica la solicitud a todos los interesados y a los miembros de Naciones Unidas a través del Secretario General, así como a los otros Estados con derecho a comparecer.

5.3.            Contenido de la demanda peruana

En 2008, Perú acudió ante la Corte Internacional de Justicia para presentar una demanda contra Chile, aduciendo que no existía una frontera definida y plenamente acordada entre ambos estados. Al no haberse alcanzado ningún acuerdo sobre la delimitación de sus respectivas zonas marítimas, Perú ha solicitado que la Corte disponga el límite marítimo conforme a los principios y normas del derecho internacional, aduciendo que Chile se encontraba explotando económicamente un área marítima sobre el cual Perú reclama derechos soberanos.

Argumentan que la declaración de 1947 establece la reserva del derecho de modificar la demarcación de las zonas de control y protección de las riquezas nacionales en los mares continentales e insulares que quedan bajo el control del Gobierno del Perú, "de acuerdo con las circunstancias sobrevinientes por razón de los nuevos descubrimientos, estudios e intereses nacionales que fueren advertidos en el futuro".

La demanda asevera que la frontera marítima aún no había sido definida, que Perú nunca había aceptado que el área explotada económicamente por los chilenos se encontraría bajo su soberanía y que los tratados que Chile invocaba como acuerdos limítrofes eran sólo acuerdos pesqueros. De acuerdo a la demanda peruana, los instrumentos firmados en 1952 y 1954 corresponderían a acuerdos con el fin de resguardar los recursos marinos de flotas extranjeras y no establecieron de ninguna manera un límite fronterizo entre ambos países.

Señalan que la Declaración de 1952 define como zona marítima de un país las 200 millas medidas desde la costa, pero no define que sucede cuando las 200 millas se superponen. Asimismo, el acuerdo de 1954 denominado "Convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima", sería sólo un convenio para facilitar la pesca artesanal y no un tratado de límites. En otras palabras, los acuerdos no se refieren al mar territorial, zona exclusiva o plataforma continental, sino a una "zona pesquera".

Perú se basa en el principio del Derecho Internacional en virtud del cual todos los Estados con costa marítima tienen derecho a un dominio adyacente hasta una distancia de 200 millas desde sus costas.

Asimismo, Perú ha precisado que el límite marítimo debe iniciarse en el Punto Concordia, que es el punto en que la frontera terrestre entre el Perú y Chile llega al mar, y no así el llamado Hito 1, que está 182.3 metros de aquel, ya que el Hito 1, habrían tenido por finalidad colocar señales visibles para los pescadores artesanales, y no así establecer o modificar límites.

Por tanto, Perú solicitó a la Corte que concluyera y declarase lo siguientes:

·         Que el Perú poseía derechos soberanos exclusivos en el área marítima situada dentro del límite de 200 millas náuticas desde su costa, y más allá de las 200 millas de las costas de Chile (“el triángulo externo”).

·         Que la delimitación entre las respectivas zonas marítimas entre la República del Perú y la República de Chile, es una línea que comienza en el "Punto Concordia" (definido como la intersección con la línea de baja marea de un arco de 10 kilómetros de radio, que tiene como centro el primer puente sobre el río Lluta del ferrocarril Arica-La Paz) y equidistante de las líneas de base rectas de ambas partes, hasta un punto situado a una distancia de 200 millas marinas a partir de dichas líneas de base.

·         Que más allá del punto donde termina la frontera marítima común, el Perú posee título para ejercer derechos soberanos exclusivos sobre el área marítima que se encuentra a una distancia de 200 millas marinas desde sus líneas de base rectas.

 

 

5.4.            Respuesta chilena

Chile estableció la posición clara de defender su soberanía territorial y marítima. Consideró que se debía reconocer los tratados realizados en 1952 y 1954, vigentes en ambos países y, de acuerdo con la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados, en los que se habría acordado que las fronteras marítimas estaban hechas a partir del Hito uno y el paralelo que pasa por éste. Es así como se formaba una división marítima que otorgaban 200 millas de Zona Económica Exclusiva para Chile.

Señalan que en el Decreto Supremo peruano de 1947, se establece la soberanía del Perú sobre el mar "entre las costas y una línea imaginaria paralela a ellas [...] siguiendo la línea de los paralelos geográficos".

Además, alega que el acuerdo de límites marítimos con el Perú ha sido confirmado a través de la práctica de ambas partes a través de más de 50 años en los que Chile ha ejercido soberanía sobre ese espacio marítimo, deteniendo los buques pesqueros peruanos que cruzaron el paralelo. Señala Chile que si bien los acuerdos de 1952 y 1954 se suscribieron en el marco de conferencias sobre «Explotación y Conservación de las Riquezas Marítimas», se aplicaría el principio de que «las cosas son lo que son, de acuerdo con su naturaleza, y no lo que quiera una de las partes», siendo que el acuerdo de 1954 se denomina «Convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima».

Argumentan además los chilenos, que la Ley peruana de 2001, de Demarcación Territorial de la Provincia de Tacna, señala que esta limita al sudoeste con el océano pacífico y que el límite se inicia en el Hito Nº 1, y no así en el punto Concordia. 

El Perú no podría acogerse a la Convención de Derecho del Mar, ya que esta reconoce sólo hasta 12 millas de mar territorial y no 200 millas marinas como afirma la Ley peruana de Líneas de Base del Dominio Marítimo y su Constitución Política.

Por último, Chile argumenta que las coordenadas a las que hace referencia el Perú sobre el “punto Concordia”, 18º21’03” Latitud Sur, no aparecen señalados en ningún acta, tratado o nota oficial.

Por tanto, Chile solicita a la Corte declare lo siguiente:

·         Que los derechos sobre las respectivas zonas marítimas entre Chile y Perú han sido íntegramente delimitadas por acuerdo;

·         Que tales derechos sobre las zonas marítimas están delimitados por una frontera que sigue el paralelo de latitud que pasa sobre el hito de la frontera terrestre entre Chile y Perú más próximo al mar, conocido como Hito Nº 1, que tiene una latitud de 18° 21' 00" S referida a Datum WGS84;

·         Que Perú carece de todo derecho sobre zona marítima alguna que se extienda al sur de dicho paralelo.

5.5.            Fallo de la Corte de la Haya

Han transcurrido 6 años desde que Perú interpuso la demanda contra Chile en el año 2008 y la Corte de La Haya se ha pronunciado finalmente en fecha  27 de enero de 2014. La Corte de La Haya emitió el fallo sobre el conflicto marítimo entre los dos países sudamericanos, dando mayormente a primera vista la razón a Perú, confirmando las fronteras reivindicadas por Chile hasta las 80 millas náuticas y más allá de ese punto, se dio razón a la demanda peruana hasta las 200 millas. Por tanto, se concedió a Perú aproximadamente 21.000 km2 de la extensión marítima chilena, además del “triángulo externo”, de más de 28.000 km2 que demandó Perú y que Chile consideraba como “alta mar”. Chile, entonces, perdió una zona sobre la que ejercía exclusividad económica, pero el punto fronterizo seguirá siendo el “Hito 1”, tal como defendía ese país.

Se explicó que la Corte rechaza el primer razonamiento de Chile respecto al acuerdo de 1947 sobre fronteras marítimas. "No convence a la Corte el argumento esgrimido por Chile para definir el límite marítimo". 

Respecto de la Declaración de Santiago de 1952, que según Chile estableció la frontera marítima entre ambas naciones, la Corte de La Haya dispuso que la Declaración “no hace referencia expresa a la delimitación de la frontera marítima de las zonas generadas por las costas continentales de sus estados parte”. También se refirió a que mediante la Declaración las partes proclaman como norma de su política internacional marítima “la soberanía y jurisdicción exclusivas sobre el mar que baña las costas de sus respectivos países hasta una distancia de 200 millas”. “Esta disposición establece derechos mar adentro, pero no hace referencia a la necesidad de establecer los límites laterales de la zona marítima de cada Estado parte”

Asimismo, se decidió que mediante el acuerdo de 1954 tampoco se estableció límite marítimo entre Perú y Chile. "En 1954 las partes habían reconocido que ya existían unas fronteras marítimas convenidas". Lo firmado en 1954 representa "frontera a todos los efectos" y no sólo pesquera, por lo que la frontera marítima a lo largo de un paralelo se extiende al menos hasta sus 80 primeras millas.

La Corte decidió de la siguiente manera:

  1. Por 15 votos a 1, que el punto de inicio de la frontera marítima es la intersección del paralelo de latitud que cruza el Hito Nº 1 con la línea de bajamar.
  2. Por 15 votos a 1, que el segmento inicial de la frontera marítima sigue el paralelo de latitud que pasa sobre el Hito Nº 1.
  3. Por 10 votos a 6, que ese segmento inicial corre hasta un punto (Punto A) situado a la distancia de 80 millas marinas, desde el punto de inicio de la frontera marítima.
  4. Por 10 votos a 6, que desde el Punto A la frontera marítima continúa en dirección sudoeste sobre una línea equidistante desde las costas de Perú y Chile hasta su intersección (Punto B) con el límite de las 200 millas marinas medidas desde las líneas de base de Chile. Luego, desde el Punto B, la frontera marítima continúa hacia el sur hasta el punto de intersección (Punto C) con el límite de las 200 millas marinas medidas desde las líneas de base de ambos países.
  5. Por 15 votos a 1, que por las razones contenidas en el fallo (párrafo 189) no es necesario resolver la parte final de la segunda petición del Perú (la del «triángulo exterior»).

 

MAPA. Según fallo de La Haya, Perú ganó unos 50 000 kilómetros cuadrados  de los 66,000 que estaban en disputa. (Perú21)

La Sentencia no estableció coordenadas precisas de delimitación y el Presidente de la Corte de la Haya señaló que ese será un trabajo conjunto entre ambos países con “el espíritu de buenos vecinos”.

5.6.            Repercusiones del fallo

En Arica, decenas de pescadores salieron a las calles para reclamar el fallo de La Haya, generando disturbios que crecieron conforme pasaron las horas. En Santiago, algunas manifestaciones aseveraban que "la historia de Chile fue pisoteada. Nos han quitado nuestro mar".

Asimismo, el sindicato Tripulantes pidió no aceptar el veredicto. “Ahora se viene la demanda de Bolivia y acá, si no hay nadie que se ponga a golpear la mesa, vamos a estar llenos de demandas”, aseveró el dirigente Miguel Ahumada, al diario La Tercera.

El entonces Presidente chileno Sebastián Piñera lamentó que el Tribunal redujera la zona económica exclusiva de su país, pero garantizó que su país “cumplirá y también exigirá el cumplimiento” de la sentencia. La actual Presidenta chilena, Michelle Bachelet, destacó que la Corte ratificara el Hito 1 como límite terrestre, y recordó que la mayor parte de la pesca artesanal chilena se realiza dentro de las 80 millas náuticas.

Ya en Perú, hubo muestras de júbilo y se entonó el himno nacional. El Presidente peruano, Ollanta Humala, aseguró que La Haya “reconoció la validez de la posición peruana en más del 70%”.

En Tacna los pescadores artesanales señalaron que no pueden costear el viaje de sus barcos hasta la zona que les otorga el fallo. “Eso beneficia a industriales que tienen embarcaciones. El pescador artesanal no gana nada”, aseguró David Patiño, dirigente del sindicato Morro Sama.

5.7.            Posición de Bolivia respecto del fallo

El presidente boliviano Evo Morales afirmó, previo a la emisión del fallo de la Corte Internacional de Justicia, no perjudicará de ningún modo a Bolivia. Señaló que “Es una verdad dentro de la integración de América Latina y el Caribe. Es importante la participación en la solución de manera conjunta, pero el fallo no perjudica a Bolivia porque nuestra demanda es volver al Pacífico con soberanía”.

El gobierno boliviano temía que una sentencia distinta a la emitida complicara la pretensión de tener acceso soberano al mar por la Línea de la Concordia, nombre dado a la frontera entre Perú y Chile. Es importante volver a mencionar que se estableció la frontera marítima a partir del Hito 1 y no de la Concordia, como demandó Perú.

Emitido el fallo, la posición oficial del gobierno boliviano ratificó lo afirmado por Morales, señalando que este no afecta ni limita la demanda boliviana, aclarando que “la controversia entre Perú y Chile es ‘sustancialmente’ diferente a la demanda boliviana, ya que ellos resolvieron sus límites marítimos y el país demanda resolver el problema de su enclaustramiento”. El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, dijo que el fallo de la Corte de La Haya "sienta precedentes muy importantes" sin precisar en dónde radica la importancia del fallo. El Vicepresidente remarcó que el Gobierno de Bolivia hizo "lo correcto para la defensa de los intereses justos, legítimos de nuestro país"

El diputado del Movimiento Al Socialismo, Rodolfo Calle, declaró que tras la decisión de la Corte de La Haya, Bolivia se unirá más con Perú ya que durante años vino ofreciendo sus costas y terrenos para que los bolivianos puedan tener una salida al océano Pacífico. “Como el fallo beneficia al Perú, considero que de alguna manera nos favorece, porque el país hermano siempre nos está ofreciendo sus costas, sus terrenos para una salida al mar. Hay lazos de amistad con Perú y no así con Chile, quienes han dilatado más de cien años el tema marítimo”, señaló el diputado Calle.

Asimismo, el presidente de la Cámara de Senadores, Eugenio Rojas, aclaró que el fallo en La Haya “no es vinculante para Bolivia, y hay una comisión específica de Bolivia, ellos van a analizar, no nos podemos preocupar en este momento”.

Fuera de la posición oficial y opiniones emitidas por el partido de gobierno, es necesario hacer referencia al análisis de los expertos El ex canciller Armando Loaiza consideró que "el corredor que Bolivia había demandado en las negociaciones de 1975 y de 1987, al norte de Arica, está expedito" hasta 80 millas. Aseveró también el ex canciller que "Este es un fallo que concernía a Chile y Perú, pero con significación para Bolivia", en relación al encierro territorial de Bolivia.

Gustavo Aliaga, especialista en temas internacionales, señaló que "El fallo (que otorga a Perú una porción del Pacífico que estaba bajo control de Chile) no ha afectado las expectativas e intereses de Bolivia". Estimó también que la postergación del pronunciamiento de La Haya sobre la controversia marítima peruano-chilena, obedeció a la presentación de la demanda boliviana, ya que somos un país con intereses expectaticios y eso habría sido tomado en cuenta.

El ex presidente de la República, Carlos Mesa afirmó que el fallo no tiene efectos en el juicio que planteó Bolivia contra Chile en la Corte de La Haya, pero que sin embargo, la memoria que presentará Bolivia en abril puede enriquecerse con elementos que este fallo nos proporciona. En la misma línea, el agente de Bolivia ante la Corte de La Haya, el ex Presidente boliviano Eduardo Rodríguez Veltzé, informó que las alusiones de este Tribunal expuestos en el fallo marítimo entre Perú y Chile son “útiles” para la elaboración de la memoria boliviana.

En un inicio, al haberse señalado el Hito 1 y no la franja de La Concordia como inicio de la frontera, este último hubiese quedad sin mar, sin embargo, se otorgaron 80 millas a favor de Chile a partir del Hito 1. El comentarista político y ex Canciller Manfredo Kempff Mercado señaló que para Bolivia la sentencia es una buena noticia, porque un fallo completamente favorable para Perú hubiera dejado a su salida por la Línea de la Concordia sin acceso pleno al mar. Las 80 millas náuticas favorecen la eventual posibilidad de una salida por esa vía para Bolivia 

Existen también opiniones que plantean un panorama más difícil para Bolivia. Nelson Manrique, historiador y académico de la Universidad Católica de Perú, explicó que “Perú va a dejar atrás la Guerra del Pacífico y apostar por la Alianza del Pacífico" y así, se dejaría de lado a Bolivia.

El politólogo boliviano Carlos Cordero, señaló que "El fallo de La Haya da una señal o lección al gobierno del Presidente Morales de que la solución a la centenaria aspiración boliviana, en la actualidad, pasa por decisiones judiciales sustentadas técnicamente y no por exigencias históricas o políticas. Simultáneamente, en el respeto al ordenamiento jurídico, a los pactos y a los tribunales internacionales”. También señaló, de acuerdo al periódico chileno “El Mercurio” que "el gobierno duda internamente de su capacidad y habilidad jurídica para plantear una demanda exitosa ante el tribunal internacional. Está abierta la posibilidad de que Bolivia pierda, en el futuro, la demanda, por déficits en su argumentación y no en sus argumentos".

Por último, se viene diciendo en los medios de prensa es que con el fallo que favorece en su mayoría al Perú, se ha vulnerado la fortaleza chilena, país que durante años se ha considerado políticamente intocable, además perdiendo territorio. Años atrás suponer que Chile pierda un fallo y además mar, era imposible. También se pone sobre la mesa que los tratados y acuerdos están sujetos a evaluación y que no son intocables. Desde este punto de vista, la posición nacional se fortalece, al contemplar que la Corte de La Haya no tiene ningún reparo al momento de emitir fallos en Derecho, a la hora de reponer daños y entregar territorios.

CONTECXTO COMERCIAL

En esta parte del documento encontrará:

 

          La serie de exportaciones entre los años 2010 – 2017

          Productos exportados a ese país, correspondiente al año 2017.

          La serie de importaciones entre los años 2010 – 2017

          Productos importados de ese país, correspondiente al año 2017.

          Saldo comercial con ese país.

 

Es necesario aclarar que :

 

El Tratado de 1904 se aplica a mercadería que de ultramar, es decir que utiliza puertos chilenos para ingresar o salir a mar abierto ya sea Europa, Asia Norteamérica, etc.

 

Cuando la mercadería tiene destino consumo Chile, se aplica el Acuerdo sobre Transporte Internacional Terrestre – ATIT, suscrito en setiembre de 1990 en el marco del Tratado de Montevideo 1980 y sirve de marco jurídico para la prestación de servicios de transporte terrestre en 7 países miembros de la Asociación (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay), siendo que a la fecha algunos otros países miembros han manifestado estar evaluando su incorporación a dicho Acuerdo .La Secretaría General de la ALADI desempeña el rol de Secretaría Técnica de la Comisión Administradora (Comisión del Artículo 16) del ATIT, apoyando a los países miembros que participan de dicho Acuerdo en la definición de políticas y medidas para continuar perfeccionando su marco normativo.

 

 

RELACIÓN COMERCIAL

BOLIVIA – CHILE

 

BOLIVIA: EXPORTACIONES A CHILE, AÑOS 2010 – 2017

Elaboración propia en base a datos del Instituto Nacional de Estadística

 

 

BOLIVIA: ESTRUCTURA DE EXPORTACIONES A CHILE, AÑO 2017

(En porcentaje)

Elaboración propia en base a datos del Instituto Nacional de Estadística

 

 

 

BOLIVIA: IMPORTACIONES DESDE CHILE, AÑOS 2010 – 2017

 

Elaboración propia en base a datos del Instituto Nacional de Estadística

 

BOLIVIA: ESTRUCTURA DE IMPORTACIONES DE CHILE, AÑO 2017

(En porcentaje)

 

Elaboración propia en base a datos del Instituto Nacional de Estadística

 

BOLIVIA: SALDO COMERCIAL CON CHILE, AÑOS 2010 - 2017

(En millones de dólares)

 

Elaboración propia en base a datos del Instituto Nacional de Estadística

 

 

Una solución a la demanda marítima de Bolivia

fortalecerá las relaciones comerciales con Chile

 

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio – CNC, Marco Antonio Salinas, señala que Chile y Bolivia tienen la madurez necesaria para resolver un conflicto centenario en términos amigables y satisfactorios, que permitan que las relaciones entre ambos países puedan fortalecerse tanto a nivel comercial como diplomático. “Los empresarios que conformamos la CNC estamos convencidos que los países que comercian y hacen negocios, no eligen el conflicto como herramienta, sino la conciliación y el diálogo, puesto que las buenas relaciones permiten estrechar los vínculos económicos, promover la reciprocidad y el entendimiento bilateral”, agregó el dirigente empresarial.

 

El líder empresarial informó que el Directorio de la CNC resolvió apoyar este tema a partir de un enfoque técnico, es decir, con el respaldo de estudios, aportes y documentos que permitan a Bolivia construir una visión de desarrollo en base a un plan estratégico en el manejo competitivo de puertos, que fomente la atracción de inversiones, la promoción de emprendimientos y el crecimiento de nuestra economía.

 

“Hoy tras 139 años, se abre la posibilidad de lograr un acuerdo en pro de superar estos diferendos. Por ello, en el marco de este juicio, en el que Bolivia ratifica que el acceso boliviano al Pacífico es un tema de ‘justicia’ pendiente con Chile, el país vecino asevera que el tema quedó sellado con la firma del Tratado de Paz y Amistad de 1904”, agregó.

 

6.      BIBLIOGRAFÍA

·         http://es.wikipedia.org/wiki/Pacto_de_Bogot%C3%A1

·         http://www.oas.org/juridico/spanish/tratados/a-42.html

·         http://html.rincondelvago.com/derecho-internacional_5.html

·         http://es.wikipedia.org/wiki/Corte_Internacional_de_Justicia

·         http://www.monografias.com/trabajos82/derecho-maritimo-republica-dominicana/derecho-maritimo-republica-dominicana2.shtml

·         http://www.icj-cij.org/homepage/sp/

·         http://www.pca-cpa.org/showpage.asp?pag_id=1303

·         http://www.la-razon.com/nacional/Bolivia-inserto-reserva-revisar-Tratado_0_1822017844.html

·         Departamento de Estudios y Análisis Centro de Estudios e Investigaciones Militares (CESIM). “Chile en el Tribunal Internacional de la Haya”. www.ejercito.cl/memorial/memorial.pdf

·         http://www.larepublica.pe/15-01-2014/corte-de-la-haya-todo-lo-que-debes-saber-sobre-la-sentencia

·         www.notimerica.com/politica/noticia-chile-peru-cij-mantiene-80-millas-actual-frontera-maritima-costa-otorga-peru-soberania-mar-adentro-20140127175803.html

 

QUE DIOS BENDIGA NUESTRA PATRIA BOLIVIA 

 

 

La visión del Instituto de Investigaciones Jurídicas y Económicas no  siempre refleja la postura institucional de la Cámara Nacional de Comercio y simplemente es una análisis técnico de los temas tratados para su debate y análisis técnico

Esta Circular no siempre refleja la visión institucional de la CNC

Señor Asociado: Si usted necesita mayor información sobre las normas que forman parte de este boletín o cualquier otra de su interés, contáctese con Dr. José Eduardo Romero Frías Asesor Jurídico Legal de la Cámara Nacional de Comercio.

Comentarios al email: JuridicoLegal@cnc.bo

Sitio Web: www.cnc.bo

El Summa Legis Analyticus es una creación de la Cámara Nacional de Comercio y se encuentra protegido por los Derechos de Propiedad Intelectual, cualquier reproducción total o parcial, por cualquier medio será sancionada de acuerdo a la legislación vigente, salvo aquella reproducción con fines no comerciales siempre que se mencione claramente que la Cámara Nacional de Comercio es la fuente de esa información.

LA PAZ - BOLIVIA

Suscripciones gratuitas a Summa Legis Analyticus: Envíenos un correo electrónico con sus datos

Si ya no desea recibir este mensaje: Envíe un correo electrónico con la palabra REMOVER en el asunto. Gracias.